Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

comunidades México / Alternativas

Cherán, de la barricada al gobierno autónomo

martes 07 de febrero de 2012 El comunero Alberto Fabián, de Cherán, advierte que antes los partidos políticos “nos dividían, venían prometiendo varias cosas y la gente se iba con uno y con otro”, pero desde el 2011 “no admitimos más partidos, aquí es el Consejo Mayor quien va a administrar, sin colores ni nada”. Conozca como en México se apuesta a la autogestión.

Por J. QUINTANA, I. SANGINÉS, G. MUÑOZ /Desinformémonos

Nada y todo ha cambiado en Cherán (Michoacán) después del levantamiento purhépecha contra los talamontes vinculados con el crimen organizado. Actualmente están “más organizados” y gracias a un “proceso de lucha de más de nueve meses”, hoy tomó posesión el Concejo Mayor Comunal, fruto de una lucha y una sentencia emitida por el Tribunal Federal Electoral (TRIFE). Pero, por otra parte, “continúa la tala de los bosques y el Estado sigue sin garantizar justicia, seguridad y reconstitución del territorio”.

Durante la ceremonia de entrega del bastón de mando a los nuevos integrantes del Concejo Mayor, el comunero Pedro Chávez recordó la revuelta del pasado 15 de abril, cuando, cansados de la tala clandestina e indiscriminada, de la extorsión y las amenazas de la delincuencia organizada, decidieron rebelarse y, encabezados por un grupo de mujeres y jóvenes “se levantaron, detuvieron a cinco talamontes e hicieron sonar las campanas de la iglesia para llamar a toda la comunidad. Ese día inició un movimiento que hoy cierra una página pero no su lucha”.

Mientras coloca la ofrenda purhépecha en la plaza central, María Rosario señala que en todo este tiempo han pasado “mucha preocupación, susto para los niños, para las mujeres embarazadas. Por la movilización muchas personas no recogieron la cosecha y pues estamos con falta de maíz, y como acostumbramos a hacer la tortilla pues sólo dios sabe qué nos va a pasar”.

Los nuevos representantes, elegidos bajo sus propias normatividades, “nos ayudarán para estar más tranquilos. Esperamos que con ellos cambien nuestros sustos y todo lo que pasamos y que ya nos tranquilicemos”, insiste María Rosario.

Por su parte, Adriana y Lourdes, del barrio cuatro, platican que desde que se organizaron contra la delincuencia “estamos más cuidados y más protegidos de tanta inseguridad. Como mujeres y como jóvenes andamos con más seguridad y más libres en nuestra comunidad. Hoy es importante porque ya se nos tomó en cuenta la protesta que teníamos. Y es por eso que es importante.”

El problema, sin embargo, está vigente, señala en entrevista Salvador Campanur, comunero que ha llevado la palabra de Cherán en diversos foros: “Nuestra lucha seguirá porque un nuevo gobierno no es la solución para que desaparezcan las injusticias en la región, un nuevo gobierno no es la solución para la inseguridad ni para la falta de tranquilidad. El nuevo gobierno es un proyecto que nosotros como comunidad vamos a seguir impulsando para que regrese la seguridad, la justicia, la democracia. Esto no termina aquí”.

En una ceremonia que mezcló rituales purhépechas con actos cívicos y religiosos, con la participación de los cuatro barrios que conforman la comunidad, los 12 integrantes del nuevo Concejo Mayor (tres representantes por cada uno de los barrios), recibieron el bastón de mando, símbolo central de la sabiduría y el servicio en esta región.

“Los funcionarios piensan que nos están haciendo justicia hoy por reconocernos nuestros derechos, pero esos derechos los tenemos desde siempre, así es si ellos creen que reconocer las tierras que nos legaron nuestros abuelos más antiguos y de las que seguimos siendo dueños, es hacernos justicia, no es así. Estos son derechos constitucionales y de derecho internacional como seres humanos y pueblos indios, y son válidos en nuestro país. El gobierno se sigue mostrando incompetente para brindar justicia, libertad y paz verdadera”, insistió Campanur.

Alberto Fabián, otro comunero, advierte que antes los partidos políticos “nos dividían, venían prometiendo varias cosas y la gente se iba con uno y con otro y había pleitos entre hermanos y entre parientes entre todos. Desde el 2011 no admitimos más partidos, aquí es el Concejo Mayor quien va a administrar, sin colores ni nada”.

El día arrancó de madrugada cuando, aún en la oscuridad, se realizó una caminata hasta el cerro de San Marcos, donde se llevó a cabo un ritual frente a la piedra conocida como El Toro, símbolo del nacimiento de esta comunidad. Ahí se realizaron cantos, ofrendas y cantos, “para iluminar a los que van a representarnos”.

Los representantes de las instituciones estatales escucharon desde la mesa principal los reclamos de una comunidad que les reprochó que debido a “su indiferencia y complicidad” los talamontes arrasaron con más de 20 mil hectáreas de bosques, de un total de 27 mil. Todos, recordó Pedro Chávez, “nos dijeron que el problema no era de su competencia”. El problema, insistió, “no se ha resuelto y por eso seguimos teniendo las mismas banderas: justicia, seguridad y reconstitución de nuestros bosques”. Aunque con menor medida, dijo, “sigue la tala, mientras los policías estatales hacen funciones de maniquí. Ningún representante de las instituciones vino a hacer sus funciones a este pueblo y fue la fuerza de la comunidad la que los logró parar”.

“Hoy entramos a una nueva vida”, señala, más optimista una de las mujeres a cargo de la comida comunitaria. Y, en el mismo tono, Alberto Fabián confirma que está “contentísimo”, y “ya verá cuánta gente se va a integrar”.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×