Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

PRIMER DESTINO

El lugar que nadie quería

martes 09 de agosto de 2011 Es un enclave colonial. Un pedazo perdido de la historia, como Ceuta o como las Azores. De hecho, tiene su mismo estatus como Región Ultraperiférica de la Unión Europea, aunque los independentistas de Guayana Francesa no dejen de pelear por la soberanía territorial y política.

Sarkozy en su visita a la única colonia de Francia en Suramérica: Guayana

Sarkozy en su visita a la única colonia de Francia en Suramérica: Guayana

Por Paco Gómez Nadal

"Cayena, cuyo nombre en Francia es sinónimo de deportación, de presidio, a donde se va a morir, devorado por las fiebres palúdicas o por todo tipo de insectos, no se merece en absoluto la triste reputación que se le ha hecho". Merecida o no -según este texto del padre Brunetti de 1893-, lo cierto es que Guayana Francesa, el epicentro del sueño imperial de la Francia Equinoccial, no era un buen destino en el siglo XIX.

Desde que a finales del S. XVII, el Conde de Estrée echara a los holandeses que remoloneaban por Renire, Cayena y los ríos Oyapok o Maroní, Francia había intentado un proyecto de ocupacion tan difícil como desastroso. El señor de la Harpe confesaba en 1780 que el problema era "contar con tan pocos habitantes sobre todo negros para cultivar cantaidades buenas de tierras". Ni colonos franceses ni esclavos. El territorio tenía nativos (unos 20.000 a principios del S XVII) pero los supervivientes a la primera presencia europea habían huido al interior y una mala fama que comenzó con al Almirante Colón, al que no se le ocurrió otra denominación  más 'poética' que "tierra de parias".

El tiempo le daría la razón porque los diferentes intentos de Francia para 'blanquear' el territorio fueron un desastre. En 1763 se envía a 12.000 europeos (suizos, holandeses, belgas, austriacos y prusianos) atraídos por promesas de tierras y ayudas. A los dos años se registra la muerte de 7.000 de ellos, la repatriación de otros 2.300 y la estancia en Guayana de sólo 2.000 más.

El territorio va entrando en declive ante la imposibilidad de Francia de anexarse lo que ahora es el Estado de Amapá (Brasil) y parte del actual Surinam y la mala fama se acrecenta con la Ley de Destierro de 1851. A partir de ese momento, y hasta 1946, la Isla del Diablo (la más pequeña de las conocidas como Islas de la Salvación) se convierte en el infierno en la tierra. ¿Les suena Papillón? Bueno, hablaremos de eso, pero será en la siguiente historia.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×