Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

México

El perro callejero ha desaparecido

domingo 01 de abril de 2012 ¿Será que todo desaparece en México? El perro callejero ya no está en su esquina… quizá ha ido a visitar a dios; quizá ha desaparecido. Pequeña crónica cotidiana entre la vida y el horror desde la capital chilanga.

Por Paco Gómez Nadal

Juan está recostado en el arcén. “Tiene fina estampa usted caballero”. Lo dice desde el piso, con las piernas estiradas al infinito y su pequeñez encogida en el trago. “El cura me dice que vaya a la iglesia el domingo y luego, allí, delante de todo mundo, me señala: vean ahí al perro callejero, al borracho…. ehhhh pues tampoco me parece”. El perro callejero vigila el equilibrio de San Rafael, la colonia y el santo, a pocas cuadras del jardín del Arte, donde cientos de caballetes sostienen paisajes sin horizonte y tópicos enmarcados. Todo está en la calle. La vida de los otros se entremezcla entre taquerías, puestos de ropa, carnicerías al aire libre y músicos de a peso. Todo está en la calle, como el perro callejero, y la ciudad infinita que es el DF parece reducirse a los entramados de cada parque, de cada ruidoso escenario de lo común.

Dice el periódico esta mañana que este año es el que arrancó con más ejecuciones extrajudiciales. En otra portada, cuatro gobernadores se salpican del narcotráfico y su plusvalía. Todo parece ocurrir al margen de lo cotidiano hasta que suena el teléfono: “Hay que moverse, el martes secuestraron a dos niños de 8 y 4 años”. ¿Dos más? ¿Dos más para la lista de desaparecidos que ya se trepa a los 20.000 en los seis años en que Felipe Calderón lleva en el Gobierno? Parece que México está desapareciendo, poco a poco. El gran pecado de este país es tener a ese vecino arriba, ese que manda armas y compra cocaína, ese que impone políticas y utiliza mano de obra barata mexicana y centroamericana en los suburbios de Los Ángeles o en las construcciones paralizadas de los barrios residenciales de blancos puritanos y pulcros.

Hay miles de Méxicos… como hay miles de desaparecidos. Juan, el perro callejero, debe haberse movido de anden. “Al menos el cura no me reprime, me deja estar en la calle sin joder…”. A un par de cuadras pasa la patrulla policial al mejor estilo robocop y los discursos políticos ya manchan las paredes y los tendidos que son territorio del perro callejero. AMLO ataca a Peña Nieto cargado de retórica, el PRI –dice la mayoría- ya está negociando con los cárteles y dependerá del acuerdo para ganar en las urnas. Hay miles de Méxicos, y  también existe el que está al margen de la locura de la violencia y la esquizofrenia impuesta por el vecino fortachón. Para encontrarlo hay que irse hacia el sur, hacia Chiapas o a Oaxaca… el de las comunidades autónomas, el de la insurrección… es el más interesante y es que menos aparece en medios y discursos. Quizá, cuando México desaparezca del todo serán esas islas las únicas que perduren.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×