Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

Tierras Bajas

La propiedad de la tierra en Paraguay o la historia del despojo

jueves 10 de mayo de 2012 Primera toma de contacto con Paraguay, momentos de encuentros y de empezar a montar el viaje y entrevistarse con gente que nos componga el mapa humano de este país, uno de los grandes desconocidos de Sudamérica. Y una realidad que golpea, como si las crónicas de Rafael Barret fueran del siglo XXI, la tierra sigue siendo usurpada a las comunidades originarias en favor de la agroindustria y el desarrollismo.

Por Pedro González del Campo

Cuando uno indaga un poco acerca de Paraguay se encuentra de primeras con algunos datos sorprendentes: un país de casi siete millones de habitantes; segundo exportador mundial de energía eléctrica siendo propietario al 50%, junto con Brasil, de Itaipú, una de las mayores hidroeléctricas del mundo (y junto con Argentina, de Yaciretá, también binacional), y además, cuarto mayor productor mundial de soja y noveno exportador de carne. Resulta que, en 2010, Paraguay fue el país de latinoamérica que más expansión económica obtuvo, y el segundo del mundo sólo detrás de emirato petrolero Catar (en términos macroeconómicos).

Todo esto tiene su cruz. Paraguay cuenta dentro de su territorio con 17 pueblos originarios, con  unas 100.000 personas, que principalmente habitan en el Chaco y en el Oriente Paraguayo. La misma tierra en la que se tiene la mayoría de cabezas de ganado y de la que se saca tanta soja, y que lleva siglos en manos extranjeras o en manos de pocos propietarios latifundistas (apenas el 4% de la población posee el 85% de la tierra), además se calcula que el 20% del territorio Paraguayo está en manos extranjeras (el 60% de ellos brasileños).

Esta pérdida de soberanía territorial, y en consecuencia alimentaria, es un grave problema para el país en general y para las comunidades indígenas en particular,  que se ven desplazadas continuamente y limitadas en sus usos tradicionales del territorio, del que a través de diferentes artimañas legales a lo largo de la historia han sido desposeídos o reconocidas en muchos casos apenas 300 has, cuando se calcula que una comunidad de 30 miembros necesita de 5.000 has para cubrir sus necesidades, por no hablar de los pueblos que tienen una tradición nómada... no sorprende a nadie, viendo la historia de un país que loteó el Chaco entero (aún sin haber puesto un pié en él muchos de sus "nuevos propietarios") como quien parcela la luna, la vende y la reparte entre amigos y familiares, dándose casos de multipropiedad de una misma parcela, que ha sido vendida hasta 4 veces con las mismas escrituras a diferentes propietarios. Se calcula que sumando todos los títulos de tierra del país, Paraguay tendría un 40% más del territorio que ahora ocupa.

Esta parcelación y su posterior explotación, maderera y ganadera primero, y agroindustrial (con la soja) después, están acabando con el ecosistema, agotando la productividad de la tierra, además de dejar a las poblaciones originarias en estado absoluto de indefensión y enfrentamiento con los nuevos propietarios, que compran las tierras con las comunidades dentro.

El país está sumido en un debate electoral que llevará a las urnas al pueblo paraguayo a elegir a un nuevo presidente en 2013, que suceda a Fernando Lugo, malogrado por sus escándalos personales y después de una gestión que no ha dejado satisfechas muchas de las promesas de cambio en el país (algunos hablan de inoperancia y  otros de trabas institucionales y enquistamiento del sistema funcionarial, que impide realizar las reformas prometidas). En este último año electoral, en el que los políticos del país están más centrados en las elecciones primarias, no se esperan grandes iniciativas desde al gobierno para revertir la problemática que afecta a la política agraria.

En los próximos días saldremos río Paraguay arriba, de momento seguimos en Asunción, bebiendo tereré y contactando con más gente de cara a conocer mejor la realidad de los lugares por donde pasaremos.

Agradecer a Marcos Glauser su tiempo en explicarnos acerca de este fascinante país.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×