Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

Columnas de opinión Efemérides

9 de enero, la encrucijada de la dignidad y la identidad para Panamá

miércoles 09 de enero de 2013 Hace 49 años un grupo de estudiantes panameños prendieron la llama de la dignidad al exigir la soberanía que correspondía a su país a costa de sus vidas. Por eso hoy se celebra el Día de los Mártires. El autor reflexiona sobre lo ocurrido desde entonces y sobre los principales retos de Panamá en este siglo XXI.

Mural terminado ayer por El Kolectivo frente al Instituto Nacional de Panamá, donde empezaron los hechos del 9 de enero.

Mural terminado ayer por El Kolectivo frente al Instituto Nacional de Panamá, donde empezaron los hechos del 9 de enero.

Por Ezequiel R. Rodríguez Rey

Se cumplen el 9 de enero del 2013 nada menos que 49 años de aquellos dramáticos días de 1964, cuando el Pueblo Panameño brotó de su propia sombra, dejó el papel de actor secundario que los intereses geopolíticos foráneos y criollos le habían otorgado en su propia tierra y reclamó para su enseña el respeto que todo país con identidad merece.

A un año de cumplirse los 50 años de aquella trágica, pero significativa gesta, debemos preguntarnos si el ideal de país por lo que aquellos panameños lucharon y dieron nada menos que su vidas, hoy se cumple. Debemos preguntarnos todos si el valor, la decisión y la gallardía mostrada aquél 9 de enero de 1964 por el Pueblo Panameño ha tenido en la sociedad actual no sólo la honra y memoria que se merece, sino, por encima de todo, hemos sabido construir un país digno de los ideales que aquellos dramáticos días se defendieron.

Si el país se fundó más por la acción directa foránea que por la solidez operativa de la propia sociedad, la identidad, ya señalada por Justo Arosemena, fue cobrando forma en el siglo XIX y terminó de cuajarse durante el siglo XX, pese a las vicisitudes políticas, económicas, sociales e históricas a las que se vio sometida la Nación y el Pueblo panameños. Circunstancias conocidas, reflejadas y estudiadas en la Historia oficial, otras silenciadas, pues del recuento de ésta se compone la memoria, y la realidad de los acontecimientos no siempre se recoge, para así alterar la memoria colectiva.

Pese a todo lo que en Panamá sucedió a lo largo del siglo XX, avances y retrocesos, conquistas y pérdidas, cambios de gobierno, golpes de Estado, violencia política y social, invasiones, diferentes corrientes políticas y concepto de sociedad, geoestrategia internacional y regional, llegado el 31 de diciembre de 1999, Panamá reclamó su Soberanía en su territorio nacional, su lugar en el mundo, y celebró la recuperación total de la ex-Zona del Canal y del manejo de su principal recurso, su posición geográfica. El país nacido con el fórceps de los intereses de una potencia extranjera había cobrado durante el siglo XX conciencia de identidad y voluntad propias. El "muñeco de madera" había cobrado "milagrosamente" vida.

¿Milagro? Más bien desarrollo, pese a todas las circunstancias. Quienes vivieron aquellos días recordarán que el movimiento y el sentir fueron espontáneos, pero activos, como el respirar y expresarse. Fue como el mentar a la madre o cuestionarse el honor, tan latino el concepto, pero a la vez, fue la germinación de un concepto de nacionalidad que se fue formando en los dolores de parto de una sociedad en gestación. Ante la pregunta de qué éramos, la sociedad dio una respuesta. Nada desde ese momento fue igual en Panamá. 

Cuando una sociedad es capaz de expresarse de aquella manera bajo aquella circunstancia, significa que existe el alma de la misma. No es un cuerpo inerte, sin voluntad, ni visión. Pero esto no es permanente, ni significa que, dado, no se deba cultivar. El cuerpo social de un país supone la materia gris, el músculo activo de su potencial: en la medida en que se oriente, cultive y ayude a crecer se tendrá una sociedad que crezca por encima de sus limitaciones. Por el contrario, si esta se vuelve flácida, miope y sectaria, los límites y potencial siempre se quedarán debajo de lo que pudo ser. Aquí es donde debemos preguntarnos sobre nuestra situación a punto de cumplir los 50 años de lo que se puede llamar el punto de inflexión de nuestra identidad nacional: el 9 de enero de1964.

La sociedad la componen muchos actores, individuales y colectivos, distintos como pueden serlo sus intereses. Aquellas sociedades que han logrado adquirir la visión del bien común por encima de sus rencillas particulares y sectarias, son las que han logrado dar pasos significativos en su desarrollo y crecimiento. Aquellas que fracasan en este diálogo, fracasan también en la construcción de un proyecto nacional: para que quede claro - se triunfa conjuntamente o se pierde, también de manera compartida. No percibir este concepto es nada menos que cercenar la propia posibilidad de superación nacional.

Este diálogo se ha logrado, no sin superar considerables escollos internos, de manera luminosa en el Brasil contemporáneo. Una sociedad mucho más compleja que la nuestra, ha dado muestras de una madurez y visión de futuro de sus asociaciones, partidos políticos, instituciones, pero sobre todo de su población, que le ha catapultado a la primera línea mundial de protagonismo político, social, económico, comercial y tecnológico. El resultado está a la vista de todos. Pero este avance no se logra con prestidigitación y trampas al solitario. Sólo se logra con esfuerzo, diálogo, visión, persistencia y audacia.

Panamá es una tierra fecunda y llena de posibilidades. Su población es un crisol de razas y culturas que debería vacunarla contra el racismo y la discriminación, contra el clasismo y el perjuicio. En la medida que logremos derrotar a nuestros demonios internos, la corrupción, el desánimo y la mediocridad los primeros, podremos alcanzar el potencial que atesoramos. Y honraremos a nuestros hermanos y conciudadanos que por un Panamá Soberano ofrecieron su vida aquél 9 de enero de 1964. Es nuestra la palabra.

Ir arriba

Está pasando

  • México, miércoles 26 de noviembre.
    México: días de rabia… "ya me cansé"

    El hartazgo popular contra la impunidad emplaza al régimen de Peña Nieto y pone en crisis a la izquierda mexicana agrupada en el PRD: Cuauhtémoc Cárdenas presentó este miércoles su renuncia al partido que fundó hace 25 años. ¿Marcará esta masacre un antes y después? - See more at: http://www.confidencial.com.ni/articulo/20255/mexico-dias-de-rabia-hellip-quot-ya-me-canse-quot#sthash.7659PWfc.dpuf

    » Más información en http://bit.ly/1xU5DRZ
SubVersiones - Agencia Autónoma de Comunicación

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×