Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

Columnas de opinión Ciudadanía

El dilema en Panamá: ¿masoquistas o tontos?

miércoles 24 de octubre de 2012 Si uno trata de serenarse en medio de tanta estupidez como ocurre a diario en Panamá, se plantea un dilema nada agradable: ¿Somos tontos o masoquistas? La alternativa no es nada buena. Los que votaron por el actual presidente tienen que estar no sólo arrepentidos sino avergonzados.

Por Jorge Sarsaneda

¿Cómo es posible que Martinelli tenga tantos desaciertos, que se asesore tan mal y que –a la vez- haya tenido tanto éxito en los negocios? Un gran interrogante se yergue inmediatamente. O el señor presidente cree que somos tontos. O bien le ofreció una ‘manda’ al Jesús Nazareno de acabar mal su gobierno y de paso arrastrarnos a todos al caos.

¿Cómo es posible que tantos hayan votado por él y nadie se diera cuenta del tsunami que se nos venía encima? ¿Nadie sospechó del desastre que habría? A un supuesto amigo del señor presidente le preguntaron por qué su amigo quería ser presidente si ya tenía demasiado dinero. El ‘amigo’ contestó: “¡Quiere más!”. No se equivocó.

Muertos en Bocas en 2010 –de lo que no ha dado explicación ni ha pedido perdón-; muertos en San Félix en 2011 y 2012 –de lo que no ha pedido perdón tampoco; muertos en Colón en 2012 y sigue empeñado en aparecer como inocente. ¿Vamos “bien” señor presidente? Por si no se ha dado cuenta, él es la persona a quien ¡todos los panameños mandamos! Tiene un mandato de parte de nosotros para que haga las cosas bien, no para que la policía -¿o es ejército?- asesine y quede impune.

Si nos aguantamos todo esto, es que somos tontos. Si lo seguimos permitiendo, es que somos masoquistas. No tenemos salida. ¿Dialogar? ¡Qué fácil es decir palabras bonitas mientras se burlan de la pobre gente!

El verdadero diálogo supone mucho respeto, implica hacer gran esfuerzo por escuchar. ¡Es una falacia decir que el diálogo sea sin condiciones! ¿Nos sentamos a hablar “cargando y llorando asesinados”?, ¿presionados por soldados impunes?, ¿nos sentamos a hablar mientras se ríen de nosotros?, ¿mientras tenemos como machetes encima de nuestras cabezas varias leyes inconsultas?, ¿mientras se entrega el país al mejor postor?, ¿sigo?... ¡Por favor, señores ministros, no insulten nuestra inteligencia!

Repito lo que dije en 2010, 2011 y 2012: ¡El jefe de la policía y el ministro de seguridad deben renunciar! Son los responsables directos de los asesinatos, sin olvidarnos del exjefe de la policía que está calladito, impune y premiado. Los zafios diputados que aprobaron leyes inconsultas y absurdas, ni siquiera deberían osar ser candidatos y, si lo hacen, deberían sufrir un linchamiento político de parte de los votantes. El señor presidente debe pedir perdón al país por los asesinatos, debe mostrar con transparencia sus cuentas, debe sentarse a escuchar a la gente.

Mientras no se den estas CONDICIONES, es imposible que haya paz y justicia y construyamos un país para todos y, por supuesto, el tal diálogo será una burla.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×