Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

Columnas de opinión Muerto (de la risa)

La hipocresía con rostro de niño: despolitizar para desmovilizar

martes 20 de noviembre de 2012 El Día Universal de la Niñez…. y de la hipocresía. Unicef y algunas ONGs quieren que el ciudadano se sienta culpable de la desnutrición en el mundo y hablan de la cobertura universal en educación primaria como la panacea… Ni una palabra de las causas de la desnutrición, ni sobre la educación instrumentalizada para los pobres, ni sobre Gaza… por supuesto.

Hay algo de obsceno en el uso de la infancia por parte de las organizaciones.

Hay algo de obsceno en el uso de la infancia por parte de las organizaciones.

Por Paco Gómez Nadal

Confieso que en días como este se me sale lo peor. Escucho a elegantes funcionarias de Unicef hablar de lo poco que cuesta alimentar a un niño o a una niña desnutrida de África; veo a los de Ayuda en Acción utilizar a niños bien alimentados para generar mala conciencia y recaudar fondos para su ONG; los informativos ‘primermundistas’ muestran una y otra vez vientres inflados y pobreza como si el hecho de que los menores no vean salvaguardados sus derechos fuera un desastre natural.

¿Cuándo señalarán a los culpables? ¿Cuándo exigirán a los países que se reúnen orondos en Naciones Unidas a que actúen? ¿Cuándo se atreverán a recordar que mientras el capitalismo necesite pobres y genere residuos humanos seguirán muriendo 7 millones de niños al año? ¿Las decenas de niños asesinados por el ejército israelí en estos últimos días también entran dentro del pinche día universal?

Poco se habla hoy de los 400 millones de niños y niñas que trabajan en régimen de esclavitud en el mundo, o de los 10.000 pelaos que se dejan la vida en las minas de esmeraldas de Colombia para que un par de tontas se las cuelguen en el cuello o de los 367.000 niñas y niños que se estima que trabajan en el sector doméstico y en la prostitución en Ecuador… De nada valen las casas de acogida, ni los comedores gratuitos, ni las escuelas populares porque con esas medidas de caridad no habrá emancipación ni liberación de estos millones de niñas y niños. Tampoco vale que Unicef esté encantada de haberse conocido porque ha evitado (siempre según ella misma) evitar la desnutrición crónica en Mauritania y que no haya denunciado los abusos sexuales a menores de las tropas de Naciones Unidas en Hiatí -solo por poner un ejemplo-.

El mensaje de Unicef y de un puñado de ONGs es absolutamente despolitizador para la sociedad. Y si despolitiza… desmoviliza. Si no buscamos las causas y denunciamos a los verdaderos culpables del drama que viven millones de menores en el planeta sólo estaremos lavando conciencia y manteniendo los puestos de trabajo de unos cuantos cooperantes y funcionarios de la pobreza sin dar ni un solo paso en la reducción de las injusticias. El objetivo no puede ser numérica (la reducción de la tasa de mortalidad infantil o de la desnutrición) sino político.

El Día Universal de la Niñez es algo así como el Día Mundial de la Hipocresía, de las medias verdades, de los burócratas de la pobreza que, sin ella, quedarían en el desempleo. Yo hoy paso de los niños… que ya se encarga el doodle de Google. Será mañana.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×