Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

Columnas de opinión SEMÁNTICA POSIBLE

P de plástico

miércoles 15 de junio de 2011 El mundo lleva 150 años de saber lo que es plástico y en ese breve tiempo, se puede decir con toda certeza, el plástico llegó a todos lados. Incluso a donde no queremos que llegue.

Por Mir Rodríguez

Del griego πλαστός (plastos): formado, modelado, fingido

Un pequeño grupo de gente de la capital se juntó con la gente de un pueblito costero del Caribe para ayudarlos a limpiar su playa.  En el pueblito no vive mucha gente, pero la playa estaba llena de basura.  Cuando terminaron de limpiar contaron los distintos tipos de basura que habían recogido y resultó que la mayoría eran botellas de plástico.  Y entonces hicieron otra cosa: leyeron las etiquetas a ver quién había mandado a hacer esas botellas.  

Al mismo tiempo lubricante, vasija, contenido, hilo y desperdicio, la clave de los plásticos está en lo fácil que es crearlos y lo difícil que es destruirlos.  El tenedor del almuerzo de esta tarde se pártirá en dos, luego en tres y luego en confetti, pero no va a desaparecer ni será reabsorbido por la tierra que lo vio nacer: seguirá aquí contigo hasta el final.

El mundo lleva 150 años de saber lo que es plástico y en ese breve tiempo, se puede decir con toda certeza, el plástico llegó a todos lados. Todos en el tercer mundo hemos respirado los vapores tóxicos del plástico en llamas proveniente de alguna de las montañitas de basura que se están quemando en este momento.  Aquellos con servicio de recolección de basura podrán enviar su producción diaria de desechos plásticos al vertedero.  El resto del plástico que usamos y tiramos llega de alguna manera a los ríos y de ahí, al final, al mar.  El mar (ver m de mar) es la parte más baja del planeta, o sea que al final todo lo que queda mal puesto de una manera u otra termina ahí.

El teclado con el que escribo esto es de plástico, al igual que mis anteojos, la nevera y las chancletas.  También son de plástico la bolsa del mercado, la botella del champú y el teléfono celular que se me dañó.  Todo irá a la basura.

Una parte del plástico se dividirá en polvos microscópicos y se irá mezclando con el mar.  Los científicos han pasado coladores gigantes y finísimos por las aguas de todos los mares del mundo y en el cien por ciento de los casos han hallado que los coladores quedan llenos de pequeños trocitos de plástico.  En medio del Océano Pacífico, en el lugar más remoto del planeta, un vórtice de basura gira lentamente en el sentido de las manecillas del reloj, esperando que se lo coman los pájaros y las tortugas creyendo que son comida.

Otros trozos de civilización plástica se hunden directamente al fondo del mar, otros flotan por algunos años.  Las gigantescas corrientes agitan toda la sopa y así es como las botellas de Clorox y de Coca-Cola terminaron en la playita del Caribe que los niños y las señoras acaban de limpiar.  Los muchachos de la capital escribieron cartas a las empresas que más basura habían dejado en la playa: esas botellas son de ustedes.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×