Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

Columnas de opinión Ecuador

Yo también fui terrorista

miércoles 12 de diciembre de 2012 Si como dijo el ex Dictador argentino General Jorge Rafael Videla en 1978 en una entrevista al Times de Londres: “Un terrorista no es solamente alguien con un arma de fuego o una bomba, sino también alguien que difunde ideas contrarias a la civilización occidental y cristiana.”. Yo también me confieso TERRORISTA.

Por Tito Palma Caicedo

Más todavía, si me defino como un hombre de pensamiento libre y de IZQUIERDA que tomé desde mi temprana juventud la decisión de ayudar a cambiar, no solo la sociedad sino el MUNDO.

Subvertir el orden establecido, para suplantarlo con un orden nuevo de justicia, paz y progreso social. Luchar por un mundo en el que exista menos pobreza, menos desempleo, menos analfabetas, menos corrupción, menos delincuencia; MAS oportunidades; MAS riqueza para repartir, MAS trabajo decente, MAS alegría, MAS seguridad, MAS paz social, MAS CULTURA.

Muchos de nuestra generación hemos luchado contra las dictaduras civiles y militares. También contra los gobiernos despóticos de derecha. (No conocí, nunca un gobierno despótico o autoritario de izquierda).  Me imagino que a aquellos les causaba TERROR nuestras ideas y por eso nos perseguían, nos encarcelaban y cerraban nuestras universidades, donde se fraguaban esa TERRORIFICAS IDEAS que los combatían.

No éramos, para ese entonces, muy pacifistas o “zanahorias”,  también salíamos a las calles con unas cuantas piedras en la mano y alguna vez empuñamos algún arma para enfrentar a los fusiles. Unos cuantos petardos, para llamar la atención... Nunca para crear el TERROR…. Ya que el TERROR éramos nosotros mismos, ÉRAMOS COMO BOMBA DE TIEMPO (y el tiempo nos dio la razón) que muchas veces obligaban a crear escuadrones volantes y otros mecanismos represivos.  Tuve muchos compañeros que encontraron la muerte, entre ellos, RAFAEL BRITO MENDOZA, Presidente de la Escuela de Derecho, que tuvo el atrevimiento de decirle al dictador Velasco Ibarra, que había masacrado estudiantes en la casona universitaria el 29 de mayo de 1969: “Gobierno que asesina estudiantes y gente humilde del pueblo, no merece respeto de nadie” . Esa TERRORIFICA declaración LE COSTÓ LA MUERTE y lo lanzaron de un helicóptero con un saco de arena atado a la espalda para sepultarlo en el fondo del mar, hasta que la naturaleza y sus aguas, lo  arrojaron a la playa, negándose a ser cómplices del crimen, verdadero TERRORISMO DE ESTADO.

En los gobierno “social-cristiano” (Ponce y Febres) también se dieron muertes y desapariciones: Eduardo Flores Torres, maestro socialista revolucionario, dejó su vida y derramó su sangre en el asfalto; Rosita Paredes, maestra primaria,  hija de un conserje universitario, también sucumbió ante las balas asesinas. La lucha de hombres y mujeres  a través de todos los tiempos han sido de TERROR para los detentadores del poder… No solo les causaba y les causa TERROR, sino que les quita el sueño y les revuelve el estomago que terminan con terribles derrames en el “wc”.

Cómo no les habrá causado TERROR a los “curuchupas” y conservadores la espada libertaria de Alfaro y su revolución machetera. ¿Acaso no tuvo que pagar también con sangre esta “osadía”? Por el mismo TERROR la oligarquía guayaquileña ahogó a sangre y fuego la sublevación y protesta del 15 de noviembre de 1922. Debe haberles puesto “la piel de gallina”. Cada idea, cada palabra, cada grito debe haberse sentido como un “bombazo” cargado de indignación y rebeldía. ¡¡¡TERRORISTAS, OSADOS TERRORISTAS!!!…  

Escribo esto, a propósito de dos  hechos o acontecimientos. El uno, tiene que ver con “el día internacional de la lucha contra la corrupción” (9 de diciembre); y, el otro, “LOS DIEZ DE LULUNCOTO”, quienes soportan una huelga de hambre, forma TERRORIFICA de protestar de diez jóvenes que exponen sus propias vidas en defensa de lo que ellos consideran sus derechos.

¿De qué se los acusa? De la información que tenemos, los han encontrado reunidos analizando la realidad nacional, con libros “subversivos”, rojos, rojísimos, esos que tienen en la carátula al “Che Guevara”, alguno que otro de Lenin o Marx, quizás unos cuantos de Quino (Mafalda), algún poema de Benedetti, discos de “Pueblo Nuevo” o de los “Quilapayun”,  alguna proclama antigubernamental, algún escrito sobre estrategia y táctica para hacer una revolución más revolucionaria que la que tenemos, etc… No creo que hayan encontrado armas ni explosivos…. Una de ellas, una jovencita, seguramente, la más peligrosa, llevaba en su vientre la semilla de una nueva esperanza que felizmente no lograron hacer abortar…

Llevan meses al pie del patíbulo, en espera de alguna condena… por haber colocado “bombas panfletarias”, que hasta donde yo conozco, no causan muerte, sino bulla; en otros casos, rabia si es que las palabras hieren a algún “oído” sensible e intolerante.

Habría que preguntar a algunos amigos de las altas cúpulas ¿Cuántas panfletarias o “caza bobos” , o bombas no letales de estruendo pusieron en su descuidada juventud? Seguramente “la vaca no se acuerda de cuando fue ternero”.   ¿Cómo se sentirán los compañeros del AVC, que ahora saborean las dulzuras del poder?  ¿Qué dirán los que aplauden frenéticos la canción protesta  sesentera, setentera, ochentera…era …. Y ahora hacen “mutis por el foro”…o “mutis por el forro”?

Cómo nos confunde escuchar loas al “Che” Guevara… y su “divina presencia” en la lucha de los pueblos de América y el mundo; cómo nos duele que los que hicimos desenfundar las espadas liberadoras de Alfaro y Bolívar, haciendo que caminen por América Latina, no hagamos nada, ni nos sonrojemos por lo que está pasando con los “10 DEL LULUNCOTO”, que de alguna manera recuerdan nuestro pasado y, en algunos casos, también nuestro presente…Por eso confieso YO TAMBIEN FUI TERRORISTA” Y SIGO SIÉNDOLO…. Porque mis ideas seguirán causando TERROR, por eso les envío un saludo fraterno y este “cyber panfleto”.

“Malditos los pueblos donde la juventud es sumisa al tirano, donde la juventud no hace temblar al mundo”. Juan Montalvo.

Disculpen si a más de uno le molesta…. Yo solo cumplo con mi deber de conciencia… Aclaro: no estoy en contra del Gobierno, ni de su proyecto político, que debe ser inclusivo y no excluyente… Coherente y consecuente… Creo que hay errores que deben rectificarse, seguramente algunos pretenden concluir o continuar, con los que otros gobiernos (me refiero a los de derecha), dejaron inconcluso, esto es, ACABAR CON LA IZQUIERDA…. No lo conseguirán, porque recordando las frases de Dolores Cacuango:“Somos como la paja del páramo que, aunque  la arranquen, vuelve a crecer”.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×