Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

personajes ROBERTO SAVIO

"América Latina es el único laboratorio de ideas en el planeta"

lunes 25 de julio de 2011 A pesar de la sordera del poder poder político y la actitud suicida del poder económico, cada día son más las voces que desenmascaran un sistema profundamente injusto. Roberto Savio, uno de los fundadores del Foro Mundial Social, plantea los principales nudos del momento histórico que vivimos.

"El sistema internacional está a la deriva" / "La ONU, sin injerencia en lo comercial o en lo financiero, no tiene ningún papel importante en la globalización" / "La política no controla a un sistema financiero que es autosuficiente".

Por Equipo Otramérica

Roberto Savio tiene una carrera larga en esto de intentar cambiar el mundo. Lo trató de hacer fundando la agencia de información IPS, lo intentó desde la famosa Comisión MacBride, hizo lo suyo como cofundador del Foro Mundial Social y sigue en ello desde diferentes instancias como la Alianza para la Nueva Humanidad. Pero al escucharlo puede cundir el desaliento. Otramérica ha estado con Savio en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Estos días, este economista y periodista italo-argentino, anda en España analizando los nuevos escenarios a los que nos enfrentamos y la escenografía que dibuja no es halagüeña, excepto que una nueva ciudadanía tome conciencia de la gravedad de la situación.

“La crisis económica mundial no ha afectado en nada al mundo de las finanzas, sólo ha destrozado la economía real. Por eso, las medidas que están adoptando los gobiernos de Europa y de Estados Unidos no sirven para nada. Toda lo que signifique reducir el déficit fiscal sólo aumenta el déficit social”.

Y Roberto Savio se ensaña en las cifras y no entiende como se han dedicado 2,3 trillones de dólares –“una cifra fuera de la imaginación”- al rescate de los bancos, cuando una simple división entre cada uno de los habitantes del planeta habría significado entregarles individualmente 329 dólares. Ni por qué mientras las transacciones financieras no dejan de crecer las transacciones mercantiles (es decir, de productos reales) ha caído un 11% (por cada dólar de economía real se mueven 20 de ficción financiera. O lo entiende demasiado bien... al igual que tiene claro que los políticos no tienen capacidad –ni voluntad- de remediar una situación mundial que ya no controlan.

“Con el fin de la guerra fría declararon muertas las ideologías y se hizo un llamado al pragmatismo, pero la política actual no es pragmática  porque carece de un marco conceptual en el que enmarcar sus decisiones. La política actual es utilitarista. Y es muy diferentes ser pragmático a ser utilitarista”. Una política, según Savio, que no atrae a los jóvenes y que excluye a una gran mayoría de la sociedad. Para demostrarlo, algunas cifras: 61 millones de personas en el Planeta acumulan la misma que a duras penas juntan otros 3.500 millones de humanos; el 80% de las personas que trabajan en el mundo lo hacen sin seguridad social, y en los últimos 3 años el número de pobres absolutos ha crecido en 100 millones de humanos (justo o contrario de lo que prometían los Objetivos del Milenio cacareados por Naciones Unidas).

Todo ello se produce en un contexto en que no existe una sola institución de ‘gobernanza’ global que controle al sistema financiero. “La ONU, al no tener ninguna injerencia en asuntos comerciales y menos aún en los financieros, no tiene relación alguna con la globalización. La ONU es una institución restringida, sin poder, y los dirigentes locales cada vez tienen menos capacidad de incidir en su territorio nacional… El sistema internacional está a la deriva”. Para Savio la Carta con la que nació la Organización de las Naciones Unidas o la Declaración Universal de los Derechos Humanos "jamás hubieran sido posible en este momento de la historia". En realidad, la guerra río, y el "miedo al comunismo" obligó al occidente capitalista a formular propuestas sociales -el Estado del Bienestar- para evitar el contagio revolucionario. Hoy, los temas en discusión tras la segunda Guerra Mundial ya no son una prioridad.

Por eso, según el periodista, ninguna cumbre internacional convocada en los últimos 20 años ha tenido éxito, porque “los países del norte ya no están interesados en la cooperación Norte-Sur, se descartan los términos que tenían valor en los setenta, como justicia social, equidad o participación”. La ONU paralizada, los gobiernos nacionales en manos de un sistema financiero que es “autosuficiente” y algunos movimientos conservadores viviendo el “sueño de que se puede volver atrás” (como el Tea Party en Estados Unidos).

Ante este panorama desolador, Roberto Savio considera que es en América Latina dónde se está tratando de repensar el modelo social. “Es el único lugar de occidente dónde se está pensando, es el único laboratorio porque Europa está muerta”. Savio considera que a Europa le toca mirar a Latinoamérica. “En Europa apenas se empieza a hablar de presupuestos participativos cuando en Porto Alegre los desarrollaron hace 18 años; en Latinoamérica es el único lugar del planeta donde se han atrevido a preguntarse cómo debe ser el socialismo del Siglo XXI, aunque por desgracia el personalismo haya hecho que los debates profundos de base no trasciendan al exterior”.

Los problemas planetarios no se está discutiendo en la misma escala y es difícil en una sociedad del conocimiento que se enfrenta a dos graves problemas: la brecha digital y la brecha del conocimiento. Un mundo en el que las personas “no quieren formar parte de las soluciones, de su momento histórico, sino que solo quieren una vida fácil”.

Savio, durante su intervención en el Encuentro sobre Comunicación y Desarrollo de la UIMP en Santander (Cantabria, España), también criticó de forma contundente a la cooperación internacional y a la sordera de un Norte incapaz de entender las necesidades o los discursos del sur. También considera que las ONGs han caído en la trampa de la cooperación internacional segmentándose, profesionalizándose y especializándose y siendo incapaces por ello de abordar los problemas de las comunidades de forma integral. Y no dejó la autocrítica, para reconocer que el Foro Mundial Social es, ahora, un movimiento "autorreferenciado" que al negarse a entrar en "la política real" no ha tenido influencia en las decisiones trascendentales de este momento histórico.

¿Soluciones? No muchas, pero al menos dos apuntes importantes: implantar la tasa Tobin del 1 por 10.000 a las transacciones financieras ("no es mucho pero supondría recaudar 400 millones de dólares al día y eso evitaría el desastre social que estamos viviendo") porque, según Savio, el final de la crisis económica no está cerca; y trabajar en una alianza de la sociedad civil para obligar a los políticos formales a tomar decisiones que supongan volver a controlar el sistema financiero y sus desmanes. 

Ir arriba

"América Latina es el único laboratorio de ideas en el planeta"

×

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×