Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

personajes Jesús Abad Colorado

“Las fotos mías son historias de la gente”

lunes 18 de abril de 2011 Eligió narrar los aconteceres del conflicto armado en Colombia. Lo hace con su cámara para documentar esa historia dolorosa del país a fin de que, como dice, “se conozca, no se olvide y ojalá no se repita”. Jesus Abad Colorado es uno de los fotógrafos más importantes de Colombia.

Otros rostros del conflicto.

Otros rostros del conflicto. Jesús Abad Colorado

"Yo no he hecho cursos de iluminación, no he hecho cursos de Photoshop para ver qué puedo manipular, qué puedo borrar. No. Las fotos mías son historias de la gente. Eso son”

Por Ana María Martínez y Ruth Tatiana Navarro

Colaboración especial de la revista digital BITÁCORA

Narrar las desventuras del conflicto armado es arduo y complejo. No muchos tienen la valentía y la tenacidad que se requiere. No muchos se atreven a correr el riesgo de perder la vida en el intento de desenmascarar a aquellos que imponen el silencio en una zona de guerra. No muchos se atreven a retratar los hechos y el dolor sin dejarse corromper por la frontera del amarillismo olvidándose de la dignidad de quienes sufren la violencia.

En Colombia existe una necesidad infinita de conciencia, de un sentimiento que nos quite la costumbre de aceptar la muerte como una consecuencia de las armas, que nos quite la cotidianidad del miedo y la amargura de guardar silencio.

Sentir que esta guerra no solo nos afecta y nos pertenece, sino que también es nuestra responsabilidad, es lo que ha motivado a un periodista de profesión como Jesús Abad Colorado a dirigirse a lugares donde pocos se atreven a ir, para buscar gente que, como afirma, con mucha dignidad y valentía está dispuestas a dar su testimonio de lo que vive Colombia.

“No soy un hombre de fotografías espectaculares. Yo no pongo a la gente a posar para ponerla a llorar. Yo hago fotos sencilla y humanas, dignas. Yo no estudié fotografía, yo estudié periodismo. Yo no he hecho cursos de iluminación, no he hecho cursos de Photoshop para ver qué puedo manipular, qué puedo borrar. No. Las fotos mías son historias de la gente. Eso son”.

Explica que “son un documento de la guerra en Colombia porque ella me afecta, ha afectado mi vida y desde hace muchos años nos ha afectado a todos”.

 

Testigo del desarraigo

La tragedia del desplazamiento como consecuencia del conflicto armado es un hecho que Jesús Abad Colorado como narrador, documentalista y persona ha vivido de cerca.

Él describe ese acontecimiento, en referencia con el sociólogo y escritor Alfredo Molano, como lo que hace desenterrador pues, según él, es como “sacar a alguien con todo y con sus raíces para tirarlo a ver si de pronto esas pequeñas raíces son capaces de pegarse en otro lado o se secan”.

Desterrar personas de su tierra y obligarlas a migrar no implica solo un camino incierto por recorrer: es perder toda conexión con lo que se consideraba habitual y cotidiano para convertirlo en recuerdo. Es partir la vida en dos dejando una mirada de incertidumbre a los días futuros al añorar la tierra que les fue arrebatada.

De Urabá, región que ha vivido la tragedia del desplazamiento como una constante en los últimos 40 años, recuerda como un colega suyo, Carlos Alberto Giraldo, documentó en Pueblo Galleta, cerca a Currulao (Turbo) la historia de los “mocha cabezas”.

Allí, los paramilitares hicieron filar a la gente, decapitaron a tres personas e hicieron que las esposas de los hombres asesinados besaran las cabezas, para después jugar futbol con ellas.

Jesús Abad dice que es una de esas historias que corta el límite y que exige una reflexión sobre la guerra en la que está sumergido el país y de la ceguera permanente que sufren los ciudadanos. Y aún así, hace su trabajo con esperanza:

“Yo nunca he dejado de ver la belleza del país. Nunca he dejado de ver ni sus bosques ni sus ríos ni la diversidad de las mariposas ni la diversidad étnico cultural porque eso es lo que me mantienen vivo y caminando. Si no, uno se enloquecería, sería cínico o, como dice Ryszard Kapuscinski , si uno solo tuviera ojos para el dolor o para la tragedia, entonces uno perdería el placer por la vida”.

Ir arriba

Especial

Ver todo

La expropiación de YPF

SubVersiones - Agencia Autónoma de Comunicación

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×