Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

personajes Panamá

Ricardo Martinelli, el cambio en reversa

miércoles 26 de enero de 2011 Ricardo Martinelli, millonario y populista, asegura que Panamá es el único país del mundo gobernado por empresarios. Para él es algo positivo. Sus detractores lo acusan de estar instaurando una 'dictadura civil'.

Por Equipo Otramérica

Ricardo Martinelli Berrocal (Soná, 1952) llegó a la Presidencia de Panamá en 2009 bajo las siglas de Cambio Democrático, un partido fundado por él mismo con el objetivo único de saltar desde su despacho de empresario exitoso y uno de los hombres más ricos del país (dueño de una cadena de supermercados, de una distribuidora de alimentos, azucareras, importadoras, aseguradoras ...) al sillón del Palacio de las Garzas. Un cambio que, según sus detractores, más que democrático fue en reversa hacia el autoritarismo, la dilución de la separación de poderes, los ataques a la libertad de expresión y a líderes civiles, y el retroceso en los derechos sociales. Bajo las acusaciones de 'dictadura civil', el líder del slogan 'ahora le toca al pueblo' centra todos los esfuerzos de su Gabinete en grandes obras de infraestructuras que no avanzan o se improvisan, dejando en un segundo plano la educación, la sanidad o las pensiones.

En 2009 Martinelli acabó con un bipartidismo que parecía hacerse endémico en la República, entre el Partido Panameñista (antes Arnulfista) y Partido Revolucionario Democrático, y también rompió una racha de victorias de las opciones de las izquierdas en Latinoamérica.

Martinelli ha llegado a rondar el 86% de apoyo popular, pero celebró su primer año de legislatura (con un 69%) en medio de una huelga en las bananeras de Bocas del Toro con centenares de heridos y dos muertos reconocidos oficialmente, aunque diversas Ongs y organismos independientes cifran en no menos de ocho las víctimas mortalesde la represión policial. Un primer aniversario con acusaciones de injerencias en el Poder Judicial y explicitas persecuciones a líderes sindicales, sociales y periodistas. En junio de 2010 llegó a detener a dos centenares de líderes sociales que estaban reunidos en un hotel de ciudad de Panamá para evaluar la situación en la huelga de Bocas del Toro, en medio del rechazo generalizado y las protestas contra le Ley 30 que introducía cambios en el Código Penal y las leyes ambientales y laborales.

Ricardo Martinelli es considerado como un político populista que ha logrado aunar en su discurso elementos liberales y sociales, evitando definirse como de una tendencia determinada y sí como un independiente pragmático que ofrece experiencia y solvencia a una población descontenta con la corrupción, la delincuencia y el encarecimiento de los precios. Así se hizo con el triunfo y el apoyo popular, que ha sufrido altibajos durante su mandato. Su estilo: autoritario; llegó a hacer pública una carta a sus ministros en la que les recuerda que quien manda es él. Tras año y medio de legislatura, las brechas y tensiones con los Panameñistas, con los que tiene el acuerdo de apoyar su presidencia en 2014, se hacen cada vez más evidentes.

Licenciado en administración de empresas con especialidad en mercadotecnia en la Universidad de Arkansas (Estados Unidos) su primer contacto con la política fue a principios de la década de los 90 con el Partido Solidaridad (Centro derecha liberal) aunque no tardó mucho en aproximarse al PRD (Partido Revolucionario Democrático), socialdemócrata heredero de la doctrina de Omar Torrijos al que entregó varias donaciones en 1993 y que hoy es su principal opositor. Un año después, con Ernesto Pérez Balladares (PRD) como Presiente, fue nombrado director de la Caja del Seguro Social. Un mandato pródigo en controversias por los intentos de privatización de servicios y las reivindicaciones labores. A su favor señalan que logró implantar un plan de modernización de la institución, la extensión de horarios de consulta externa y de urgencias en las diferentes Policlínicas, y el programa Intensivo de Cirugías.

En 1996 renunció a la dirección del CSS y dos años después creó Cambio Democrático con un ideario nacionalista y liberal conservador. Empiezan a perfilarse sus aspiraciones de algo más en política. Sin embargo, todavía apoyaría junto al PS y el PLN el referéndum para la reelección de Pérez Balladares. Como éste no prospero, Martinelli cortó definitivamente amarras con el PRD y se sumó a la coalición Unión por Panamá, una coalición de fuerzas políticas conservadoras que perseguían aupar a la presidencia a Mireya Moscoso, jefa del 'Arnulfismo', creado por su marido ya fallecido Arnulfo Árias Madrid.

En 1999 Moscoso consigue la presidencia y Martinelli es elegido ministro del Canal, puesto desde el que defiende la construcción de un tercer juego de exclusas. Como su propuesta no se realiza (si lo hará como presidente) critica abiertamente al Ejecutivo y en 2003 renuncia al cargo y anuncia su presentación a las presidenciales de 2004. En esta tentativa apenas se hizo con el 5,3% de los votos (80.000 papeletas en términos absolutos). Cinco años después,  Martinelli logró el 60,1% de los votos y la' Alianza por el Cambio' -coalición con la que se presentaba- se adjudicó la victoria con 37 diputados frente a los 23 cosechados por 'Un País para Todos', coalición tripartita comandada por el PRD.

Martinelli perdió en 2004, pero la campaña le situó como un político de peso con un mensaje, claramente escorado a la derecha pero aparentemente independiente. Los cambios en el sistema de partidos de Panamá en 2006, favorecieron a Martinelli y CD obtuvo el apoyo de UP, de Molirena y del Partido Panameñista (arnulfistas y civilistas) -no exentas de grandes polémicas con su lider y hoy vicepresidente Juan Carlos Varela- para formar la 'Alianza por el Cambio' con la que se presentaron y ganaron las elecciones de 2009.

Tras ganar, Martinelli empezó con grandes gestos mediáticos y un acuerdo con el empresariado para subir impuestos en puertos, la Zona Libre de Colón, casinos y la única línea aérea del país. Su oportunidad ahora es un crecimiento estimado para el país que superará el 5%, y su apuesta, la explotación de recursos mineros como el cobre. La lucha contra la inseguridad ha sido otra bandera de Martinelli, bajo ella se aprobó la llamada Ley Carcelazo, que prohíbe el corte de calles para realizar protestas y permite la detención de manifestantes. En otra reforma del Código Penal redujo la edad penal a 12 años.

El 2 de julio de 2009, un día después de su toma de posesión, Martinelli celebró su  primer Consejo de Gabinete. En este consejo ordenó la creación de la Secretaría del Metro, con la finalidad de la licitación, construcción y administración del metro de la ciudad de Panamá, que casi dos años después aun no se ha iniciado. Además, se creó la Secretaría de Cadena de Frío, adjunta al Ministerio de Desarrollo Agropecuario, por medio de la cual los campesinos de las diferentes provincias del país podrán transportar sus productos agrícolas a la ciudad de Panamá y a los mercados locales minimizando la mermas de los productos. Tampoco ha llegado a arrancar. Esta secretaría estaba orientada para que disminuya considerablemente el precio de la canasta básica familiar, que en 2010 volvió a subir un 6%. Otras de las decisiones de este primer Consejo fue la licitación de las auditorías de los Corredores Norte y Sur contra cuya concesión se había pronunciado Martinelli. Una vez como presidente anunció la compra de ambos corredores por el Gobierno pese a las deficiencias técnicas y las deudas.

El Ejecutivo de Martinelli también ha anunciado la construcción de una torre financiera valorada en 250 millones de dólares. Otra de las estrellas de su mandato fue el programa ‘100 a los 70', para dar una pensión de cien dólares a los mayores de 70 años sin derecho a pensión de jubilación. Una vez en marcha faltan los fondos para poder implementarla. O el Metro Bus, dos de cuyas primeras líneas empezaron a funcionar a principios de 2011 sin tener el suficiente número de conductores ni un carril especifico que permita su fluida circulación. En la carpeta de 'pendientes' también está la ratificación del Tratado de Promoción Comercial (TPC) con Estados Unidos, un país tradicionalmente aliado de Panamá que parece tomar distancia con Martinelli, según los agresivos cables de la Embajada de Estados Unidos en Panamá revelados por Wikileaks.

Como empresario, Martinelli se convirtió en uno de los hombres más ricos de Panamá. Tras regresar de su estudios fuera del país se hizo cargo de la empresa de abarrotería Super 99 y la fue transformando hasta convertirla en un supermercado. Pasada la dictadura (1968-1989)  fortaleció de a poco a Super 99, hasta convertirla en una de las cadenas de supermercados más importantes de Panamá. Con el tiempo incursionó en otras ramas de negocio en áreas tan dispares como el comercio de consumo local, el comercio internacional, las industrias agrícola y química, la alimentación, la construcción, los servicios bancarios, los seguros y la televisión comercial. Además de los Supermercados 99, es accionista mayoritario de Importadora Ricamar S.A., ERA, Plastigol S.A., Gold Mills de Panamá, Molino Oro del Norte, Panasal S.A., Avipac, Desarrollo Norte S.A., Global Bank Corporation, Panabank Trust, Aseguradora Ancón, Televisora Nacional de Panamá y Direct TV Panamá. Hizo adquisiciones como los Supermercados Gago, la distribuidora farmacéutica Calox Panameña, varias sucursales de la Casa de la Carne, propiedad de la familia Mangravita, y la Central Azucarera La Victoria, sita en la provincia de Veraguas.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×