Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

personajes El terco optimismo

Solalide: "los jóvenes van a ser el parteaguas en México"

lunes 04 de junio de 2012 Si alguien pensaba que el sacerdote Alejandro Solalinde salía de México para desconectar de la realidad... estaba equivocado. En España atiende reuniones, habla de los migrantes, explica la realidad de su país y comparte su emoción con la denominada "primavera mexicana", una movilización que al defensor de derechos humanos no le parece sorpresiva.

Alejandro Solalinde durante una conferencia organizada por PBI en Cantabria (España).

Alejandro Solalinde durante una conferencia organizada por PBI en Cantabria (España).

Por Paco Gómez Nadal

Está leyendo los diarios mexicanos a través de Internet. "¿Viste lo que está pasando?". La sonrisa habitual que regala a su interlocutor es ahora la metáfora de la esperanza, la huella del terco optimismo que pasea este hombre, amenazado por la mancuerna entre crimen organizado y poder que reina en México pero "libre" y vital como pocos. El fenómeno del #YoSoy132 ilusiona al sacerdote quien se agarra a la llamada "primavera mexicana" para imaginar un México que sale del letargo para construir un futuro diferente. "Espero que esos jóvenes sean el 1 de julio [día de las elecciones] el parteaguas en México".

Le cuesta separar a Alejandro Solalinde, el director del hogar para migrantes Hermanos del Camino (Ixtepec, Oaxaca), lo humano de lo divino. Este hombre de pies tan hundidos en la tierra aprovecha el mínimo quiebre de la conversación para hablar de Jesucristo... "pero no ese del que hablan las jerarquías de la Iglesia católica, ese no...". Su discurso es un azote: ataca a los dos partidos políticos "que han secuestrado a México" -el PRI y el PAN, "la misma cosa"-; al "neoliberalismo capitalista"; a su mayor representante en tierras mexicanas: Carlos Slim; a la curia y a la jerarquía católica que "se  esconde en los edificios y detrás de las mesas de oficina"; al machismo "feminicida" de México; a Estados Unidos; a la Europa colonial..

Sin embargo, es difícil encontrar en este hombre el carácter gruñón de los que están a la contra. Justo lo contrario. Ataca para proponer... una nueva democracia en México; una nueva Iglesia misionera, migrante, caminante; el fin del neoliberalismo y "por qué no, un socialismo, pero también nuevo"; un despertar de las mujeres; un dejar de mirar al Norte para reclamar desde la dignidad las soluciones propias...

Solalinde dice ver signos positivos allá donde la mayoría de la humanidad ve síntomas del desastre. "Es usted muy optimista", le reclama el asistente a una de sus conferencias en España... "¿Y cómo no serlo?", responde el defensor de derechos humanos. Para entenderlo -o para explicarse- habla del "migroma humano" -esa genética del fenómeno migrante que para él es subversiva-; del despertar de los jóvenes universitarios en México -"...y empezaron los de la Ibero... los mismos que estuvieron de voluntarios en algunos de los hogares para migrantes del país"-; de los religiosos que van cambiando poco a poco la iglesia católica -"los que ya no tenemos miedo al infierno ni a las amenazas de excomunión"-; de la conexión de despertares -"porque ya los del Occupy o los estudiantes chilenos están coordinando con los muchachos en México"... del tiempo... Porque según Solalinde el cambio es sólo cuestión de tiempo. Bueno, "y de saber si sabremos coordinarnos para protagonizar el cambio sin contagiarnos de la enfermedad del poder".

Escucha la entrevista que Otramérica le pudo hacer al padre Solalinde -en uno de sus paréntesis en los dos meses de "descanso" con el apoyo de Brigadas Internacionales de Paz (PBI) y Amnistía Internacional-. El Universo de este hombre, como toda historia de dignidad humana, el Universo de todxs nosotrxs. Un sacerdote que reconoce haber sido "un padre Amaro en todos los sentidos" pero que aprendió que la clave "no es cambiar, sino estar cambiando". 

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×