Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

radar Resistencias

Desaparecidos Ngäbe, golpe de Estado y 'juegavivo' oficial

viernes 10 de febrero de 2012 Las negociaciones entre Gobierno y Ngäbes-Buglés están enquistadas en el tema de las hidroeléctricas, el punto donde el Ejecutivo no da su brazo a torcer. La jornada del viernes concluyó con mucha confusión, ante las denuncias de desapariciones, las acusaciones oficialistas de un intento de golpe de Estado y los claros intereses del Gobierno en el sector hidroeléctrico.

Imagen de la concentración permanente a un costado de la Asamblea.

Imagen de la concentración permanente a un costado de la Asamblea. La Estrella

El Ejecutivo vuelve a utlizar a los indígenas que defienden con sospechoso entusiasmo la minería, interviene la cuenta en Twitter de Silvia Carrera y ralentiza las discusiones. tensión en la Asamblea en este momento.

Por Equipo Otramérica

Día 11 de febrero

4:37 a.m. (hora de Panamá)

Las investigaciones de la Coordinadora Ngäbe-Buglé apunta que siguen desaparecidas unas 110 personas y siguen sin poderse comprobar al 100% el hallazgo de una tercera víctima mortal. Testimonios llegados a Otramérica en esta madrugada nos confirman que hasta ayer viernes estaban soltando a manifestantes presos que las autoridades nunca reportaron.

En todo caso, la negociación se calentó mucho anoche y los portavoces del Gobierno y de la Patronal Empresarial hicieron una intensa campaña mediática para tratar de convencer a la opinión pública de que los Ngäbe Buglé quieren impedir la construcción de hidroeléctricas en todo el país, algo que ellos mismos han negado en numerosas ocasiones.

A las 4:20 a.m. podíamos contactar con los 200 manifestantes que, a esa hora, seguían en la vigilia del parque Legislativo. Hay mucha desconfianza en que el Gobierno respete los acuerdos de 2011 y de 2012 y no se entiende la demora en incluir, tal y como se había propuesta, un sólo artículo que impida los proyectos mineros o hidroeléctricos en la Comarca Ngäbe y en sus Áreas Anexas.

(Ver artículo de Jorge Sarsaneda)

 

Día 10 de Febrero / 5:23 p.m. (hora de Panamá)

Todo presidente populista de Latinoamérica que se precie tiene su intento de golpe de Estado: unos reales (como el que sufiró Hugo Chávez), otros dudosos (como el que denuncia Rafael Correa), algunos sin mucho fundamento (como los que insinúa Evo Morales) y otros... otros "alucinantes". Cuando Ricardo Martinelli acababa de asumir la presidencia de la República, los voceros oficiales denunciaron un confuso plan para asesinarlo, del que nunca más se supo.

Ahora, el polémico vicepresidente de la Asamblea Legislativa, Marcos González, "manifestó que cuentan con grabaciones telefónicas que supuestamente reflejan que movimientos dirigidos por gurpos de izquierda, derecha y partidos políticos opositores, pretendían dar un golpe de Estado al Gobierno de Ricardo Martinelli".  

Hay fuertes rumores de que este será el argumento del Gobierno para "romper" las negociaciones.

 

10:42 a.m. (hora de Panamá)

Unas pocas horas después de que el Gobierno firmara el acuerdo con las autoridades Ngäbe y Buglé que permitía una tregia en la crisis que mantenía en vilo a Panamá, fueron citados en Presidencia los diputados Crispiano Adames, Raúl Pineda, Cresencia Prado (los tres del PRD),  José Herrera, Francisco Alemán (panameñistas que apoyan a CD),  Aristides de Icaza, Dalia Bernal, Raúl Hernández, José Muñoz (del oficialista Cambio Democrático) y Jorge Alberto Rosas (Panameñista). En la planta baja del palacio de las Garzas los recibió el ministro Jimmy Papadimitriu, pero en la hora escasa que duró este encuentro el miércoles 8 de febrero también intervinieron el ministro de Turismo, Salo Shamah, y por unos minutos, el propio Ricardo Martinelli. 

La idea era alinear a los diputados de la Comisión de Comercio de la Asamblea Legislativa sobre las negociaciones que comenzarían de inmediato, en cumplimiento de los Acuerdos de San Lorenzo sobre el proyecto de Ley 415 y las hidroeléctricas.
Ya allí se dibujó la estrategia de "partir" el proyecto, como hicieran un año y medio antes con la llamada "Ley Chorizo" para lograr que se sigan pudiendo construir hidroeléctricas en la Comarca Ngäbe-Buglé y sus áreas anexas.

Hasta ayer, la negociación caminaba muy lenta, como denunciaba la cacica general, Silvia Carrera, a los medios. Pero hoy viernes el Gobierno ya ha puesto más cartas sobre la mesa. Esta mañana apareció intervenida la cuenta en twitter de la cacica, que en las últimas horas había sumado miles de seguidores. Y la estrategia oficialista se ha completa llevando a la sesión de negociación de hoy al grupo de indígenas Ngäbe que viene utilizando desde principios de 2011 para defender la minería y las hidroelectricas. Hay que recordar que cuando este grupo surgió contaba con logotipo, cartelería, elegantes pancartas y camisetas. Algo difícil de conseguir en la empobrecida Comarca.

En este momento se escenifica la tensión en la Asamblea Legislativa. Los miembros de la Coordinadora por la Defensa de los Recursos Naturales y los Derechos de los Ngäbe y Buglé dijo, en un primer momento, que no entraría a la negociación si "los vendidos" tenían permiso para estar (algo especialmente grave cuando ayer se prohibió la entrada al cacique general tradicional, Celio Guerra). Después han decidio entrar pero con compañía de los bugodai, cuerpo de seguridad tradicional Ngäbe, que tiene orden de desalojar a los "infiltrados".

Ayer ya mostraron su inconformidad con el modo de negociar "a puerta cerrada" los indígenas y no indígenas que mantienen una vigilia al costado de la Asamblea Legislativa desde el pasado sábado 4 de febrero.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×