Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

radar Golpe de Estado

El Senado destituye a Lugo en un golpe de Estado parlamentario e incendia Paraguay

viernes 22 de junio de 2012 La matanza de Curuguaty ha sido la excusa de los partidos tradicionales de Paraguay para destituir al presidente de la República, Fernando Lugo, en un juicio político que ha durado menos de 24 horas. Desde Unasur se denuncia el giro político como un golpe de Estado y ha advertido que no reconocerá al vicepresidente de la República, el liberal Federico Franco, como nuevo mandatario.

“Hoy no es Fernando Lugo el que recibe un golpe, es la historia paraguaya, su democracia”.

Por Equipo Otramérica / Varias fuentes

(noticia en evolución)

Con 39 votos a favor y cuatro en contra, Lugo fue sentenciado por la Cámara Alta y ya ha entregado el cargo, según la resolución aprobada por los legisladores, al vicepresidente de la República, el liberal Federico Franco, quien de esta manera ya es el máximo mandantario y permanecerá al frente del Ejecutivo hasta el 15 de agosto de 2013.

Otros mandatarios paraguayos enfrentaron antes este proceso constitucional, pero ha sido Lugo el primero formalmente destituido. Raúl Cubas Grau prefirió dimitir, en 1999, antes de ser destituido durante las protestas conocidas como el "marzo paraguayo".de agosto del 2013.

El juicio mediante el cual se resolvió su remoción duró poco más de 24 horas: Empezó antes del mediodía del jueves y culminó en la tarde de este viernes. La excusa, la matanza de Curuguaty, aunque tanto Lugo como diversoso mandatarios de Suramérica ven un complot político detrás de la jugada. El clima social en Paraguay es de alto voltaje, con miles de personas concentradas en la Plaza de la Democracia denunciando "el Golpe de Estado". Las fuerzas de seguridad ya han cargado contra los ciudadanos y la situación era de mucha tensión en los alrededores del Congreso hasta que Franco asumió su cargo y las calles fueron quedando vacías..

En su última conferencia de prensa como presidente de la República Lugo aceptó la decisión del Senado: “Me someto a la decisión del Congreso y estoy dispuesto a responder siempre a mis actos como exmandatario nacional”. El ya expresidente de la República acusó al Senado de herir “profundamente” la democracia y transgredir todos los principios de defensa “de manera cobarde, alevosa”. “Hoy no es Fernando Lugo el que recibe un golpe, es la historia paraguaya, su democracia”.

 

Consecuencias

En las horas previas a la destitución de Lugo, varios países de Unasur anunciaron que no respetarían a un nuevo mandatario si no se garantizaba la legalidad en el proceso contra el ya ex presidente. Venezuela podría cortar el suministro de petróleo a la empresa estatal de combustibles de Paraguay y, en principio, ni Argentina ni Brasil, socios claves del país suramericano, reconocerían a Federico Franco como presidente de Paraguay.

Además, si todo se desarrolla como se había anunciado, Unasur podría aplicar la Cláusula Democrática de la organización, lo que supondría medidas como el cierre parcial o total de las fronteras, la suspensión o limitación del comercio, tráfico aéreo y marítimo y hasta la provisión de energía, servicios y suministros.

 

Los antecedentes

El 15 de junio se produjo la matanza de Curuguaty, en la que campesinos y policías murieron en unos enfrentamientos por la ocupación de un terreno en el noreste del país. La gestión de esa crisis, que el presidente Lugo zanjó con la destitución de su ministro de Interior así como de mandos policiales, ha sido la disculpa para que la mayoría del Congreso aprobara ayer jueves un juicio político contra el mandatario. El terreno en disputa pertenece Blas Riquelme, un empresario vinculado al Partido Colorao. “Lo sucedido allá [Curuguaty] no ha sido una escaramuza accidental, o una confrontación accidental, sino un hecho perfectamente montado de alta profesionalidad que tenía por objetivo justamente establecer una situación de crispación y de enorme demanda social por traer alguna seguridad al país, que tiene un segundo capítulo que se da con el juicio político”, denunciaba ayer Aníbal Carrillo, dirigente del partido popular Tekojoja, que hablaba de un complot político para "interrumpir la democracia".

Lugo, en una entrevista en la cadena TeleSur, habá acusado ayer jueves a Horacio Cartes, precandidato del Partido Colorado a las próximas elecciones presidenciales, de planificar la acción política del Congreso en su contra. "Yo creo que mi Gobierno es aceptable por la mayoría. Están detrás los que siempre se han beneficiado del poder". El presidente consideraba la medida "inconstitucional", pero envió a sus representantes legales hoy viernes a las 12 del medio día (hora local) al Senado, donde se necesitaba el voto de 30 de sus 45 miembros para destituir al presidente. Al final fueron 39 los votos emitidos a favor de la destitución.

Desde ayer jueves, todas las alarmas estaban prendidas. Movimientos campesinos y sociales están apostados frente al parlamento denunciando un intento de Golpe de Estado y Unasur enviaba a los cancilleres de algunos de sus miembros (Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay, Venezuela) a Asunción para intervenir en la crisis antes de aplicar la Cláusula Democrática si considera que se está alterando el orden constitucional. La delegación está encabezada por el secretario general de Unasur, el venezolano Alí Rodríguez. Los presidentes de Bolivia y de Ecuador, Evo Morales y Rafael Correa, denunciaron que la oposición paraguaya quiere destituir al mandatario constitucional, Fernando Lugo, con formalismos legales y que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) tiene el deber de proteger la democracia. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró: “defendemos la democracia, los principios democráticos y la voluntad soberana, y esa posición es fija, concreta y no negociable”.

Lugo se había quedado sólo en el Parlamento ya que incluso el Partido Liberal Radical Auténtico, aliado en el Gobierno hasta la crisis de Curuguaty, ha apoyado el juicio político y le ha pedido a sus cuatro ministros que renuncien a sus cargos.

Este juicio se ha producido en momentos en que el Congreso de Paraguay estaba acorralado por la población que exige el desbloqueo de las denominadas Listas Sábana. Lugo había promulgado una ley en febrero de este año para desbloquearlas y permitir la libre elección de candidatos por los electores pero el Parlamento no tramita la reforma de la Ley Electoral. De hecho, desde hace días se producían vigilias ciudadanas en la Plaza de la Democracia para presionar a los parlamentarios. Unas semanas antes, el pasado 29 de mayo, los movimientos sociales lograron que los diputados dieran marcha atrás a una iniciativa para aprobar un megapresupuesto de contratación de 'planilleros' en unos hechos considerados históricos en el país por la capacidad de movilización social que se constató.

Las Fuerzas Armadas emitieron un comunicado estra tarde, tras la destitución de Lugo en el que anunciaban su apoyo a la decisión del Congreso y el Senado: “El Ejército reconocerá al ciudadano que sea investido como presidente de la república”, rezaba el texto.

Ir arriba

El Senado destituye a Lugo en un golpe de Estado parlamentario e incendia Paraguay

×

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×