Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

radar REALIDAD OCULTA

La ecuación violenta de Dominicana

jueves 12 de mayo de 2011 Playas, sol y cocteles. Esa es la cara de República Dominicana que se conoce fuera de este país bendecido por la naturaleza y maldecido por la política. En los últimos días, la Policía ha mostrado su rostro más perverso en la represión de las protestas de San Francisco de Macorís.

Dos muertos, 8 heridos y decenas de detenidos en el último acto de represión policial en Dominicana. Los asesinatos a manos de agentes de policía fueron 268 en 2010 según la Procuraduría General de la República.

Por Equipo Otramérica

El frente Amplio de Lucha Popular (Falpo) y otras organizaciones de base convocaron el día 10 de mayo un paro en San Francisco de Macorís, unos 135 kilómetros al norte de Santo Domingo, para protestar por la precariedad de los servicios públicos, por los apagones constantes, para pedir la reforma de la Ley de Hidrocarburos o la inversión del 4% del PIB a la educación.

Las cifras parecen avalar las protestas. Dominicana, debajo de la ficción turística es uno de los países con una situación social más dramática. La Cepal y otros organismos económicos aplauden la previsión de crecimiento macroeconómico de la República Dominicana del 3.5% para 2011, pero lo cierto es que el país tiene un 50.5% de la población enquistado en la pobreza (2009, Banco Mundial) y el desempleo formal no baja del 14.2%, aunque entre los jóvenes se trepa al 33%.

Los datos sobre educación o salud no son mejores y el costo de servicios básicos como la energía o el agua son altísimos en una isla con graves problemas de infraestructura. El Centro de Estudios Sociales P. Juan Montalvo denunciaba hace unos meses la violencia estatal que provoca esta situación: “Violencia es no tener acceso a los servicios básicos ; son violencia los apagones y el desempleo. Violencia es no tener educación y salud de calidad. Un tipo de violencia menos visible pero estructural es que en el país todavía el 10% de los más ricos gane 37 veces más que el 10% de los más pobres. Agregó que esta situación determina la exclusión de las personas que viven en condiciones de vulnerabilidad”.

Represión contra la pobreza

En ese marco se dieron las protestas de San Francisco de Macorís y la respuesta del estado fue el envío de fuerzas especiales de la Policía (Linces) que reprimieron con tremenda dureza la movilización ciudadana dejando un saldo, hasta el momento, de dos muertos, ocho heridos y una veintena de detenidos. La primera víctima fue Joel Martínez, de 32 años, hermano de un famoso cantante de bachata (Elvis Martínez), quien recibió un tiro en la cabeza cuando trataba de protegerse en una vivienda particular. Todas las fuentes señalan a la policía como autora del disparo. La segunda fue José Aquiles Jones Núñez, un estudiante de medicina de 21 años que iba a bordo de un autobús que recibió disparos.

Ante la violencia policial, el Falpo decidió levantar el paro y abrir un compás de negociación con el gobierno departamental y nacional y las autoridades han prometido una investigación sobre estos hechos. Aunque la impunidad y la represión son parte del paisaje oculto de Dominicana. El Centro de Estudios Sociales P. Juan Montalvo también insiste en sus informes en que “reprimir las protestas pacificas contra los abusos cometidos por la policía y en general repudiando las políticas estatales es una de las formas más evidentes de violencia”.

En las protestas de San Francisco de Macorís también resultaron heridos varios periodistas, pero lo ocurrido allí es parte habitual de la ecuación violenta dominicana silenciada, tapada.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), una de las ONG más activas en este campo, denuncia habitualmente los abusos policiales y la violación sistemática de los Derechos Humanos. De hecho, la propia Secretaría de Estado de Estados Unidos en su último informe sobre DDHH en Dominicana en 2010 señala que la Procuraduría general de la República tiene contabilizados 268 asesinatos cometidos por agentes de la Policía Nacional en ese año, aunque la CND tiene en sus registros 478 casos. Además, la Secretaría de Estado asegura que “La corrupción (en la República Dominicana) es generalizada, y ha habido hostigamiento de ciertos grupos defensores de los derechos humanos, violencia y discriminación contra las mujeres, prostitución infantil y otros abusos de menores, tráfico de personas, y una aplicación ineficaz de las leyes laborales y las que regulan el trabajo infantil”.

El último informe de la Comisión de DDHH de Naciones Unidas (2010) sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales también fue especialmente duro con el país y señaló, entre otros muchos hechos, el claro racismo institucional y el déficit social en el país de las playas y el divertimento.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×