Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

radar Panamá

Los Naso elegirán rey el 28 de agosto

viernes 15 de julio de 2011 Después de años de conflicto de poder y liderazgo, el pueblo Naso dio un paso fundamental el 10 de julio para fortalecer su lucha y lograr así el reconocimiento de su territorio. En una asamblea general, el 80% de los presentes votaron a favor de un proceso electoral a celebrarse el próximo 28 de agosto para elegir un nuevo rey.

Muestras de alegría entre los partidarios del Sí.

Muestras de alegría entre los partidarios del Sí. Kafda Vergara

El único pueblo originario de América Latina que mantiene la figura del rey trata de reconstruir sus órganos de gobierno desgastado por una lucha contra los megaproyectos y el avance de la frontera agraria. Los Naso han hablado.

Por Kafda Vergara Esturaín

El domingo 10 de julio de 2011 será recordado por los miembros del pueblo originario Naso Tjër Di de Panamá como uno de los más felices de su vida. Al menos eso era lo plasmado en los rostros de mujeres y hombres convocados por la Asamblea Naso para responder Sí o No a la escogencia de un nuevo rey que dirija, junto con la Asamblea Naso, los destinos de este pueblo que aún bascula entre la inseguridad jurídica de sus tierras y un proceso acelerado de palpable aculturación.
Había mucha más polisemia implicada en este Sí / No que los colores verde y blanco que respectivamente caracterizaba las papeletas. La respuesta No se convirtió en bandera de campaña de los seguidores del rey Tito Santana, el mismo protagonista de una esperada lucha por la obtención de la comarca Naso que terminó entretejida en polémicos acuerdos gubernamentales y privados durante el gobierno del presidente Martín Torrijos Espino. La consecuencia más evidente de estas negociaciones fue la aprobación de la construcción de la Hidroeléctrica Bonyic sobre el afluente del mismo nombre que desemboca en el río Tjër-di, la misma que hasta la fecha de estas votaciones se encontraba detenida por una huelga que lleva ya una semana, en reacción a una serie de despidos masivos de la población local en el último trimestre.
El Sí, tal como lo aseguraron miembros de la familia Gamarra, Vargas, Villagra y Durán, representa la voluntad de los siempre seguidores de Valentín Santana, el otro rey que no hace mucho depuso su título con el fin de que Alexis Santana, otro de la dinastía familiar con más juventud y energía, se lance como futuro candidato en una contienda electoral.
La consulta estuvo supervisada por un grupo de invitados por esta Asamblea. Un párroco español, Roberto Siroqui, formaba parte de la mesa de escrutinio junto con Maribel Jaén por parte de Justicia y Paz. El Gobierno decidió representarse con funcionarios del Ministerio de Gobierno y el Tribunal Electoral. Entre ellos, estaba presente el asesor legal del Viceministro de Gobierno Luis Carles, Rorix Ramírez, y el Gobernador de Bocas del Toro, José Brown. Se veían también unidades del Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC) y de La Policía que iban y venían en helicóptero a Siejik, una de las comunidades naso más tradicional, conocida por su casita bautizada como El Palacio del Rey y cuya Casa Comunal sirvió de centro para esta convocatoria.

Masiva afluencia
La veintena de botes disponibles daban la impresión de no ser suficiente ante la concurrencia de familias que se apersonaron al lugar por vía fluvial, eso sin contar los que llegaron a pie o a caballo desde sus poblados cruzando la montaña. El padrón registrado ese día contó un total de 994 votantes mayores de 15 años (edad acordada según las leyes tradicionales del pueblo), lo que indica la presencia de no menos de 1.500 personas que llegaron junto a sus familias desde cada una de las once comunidades que conforman la geografía de este pueblo. El último censo de la Contraloría General de la República, de 2010, cifra en 4.046 la población naso en todo el país y, de ellos, 2.422 por encima e los 15 años. Esto significa que a Siejik acudió el 41% de los habilitados.
Las urnas se encontraron abiertas de 11:00 a.m. a 4:00 p.m. A falta de una lista oficial de miembros con derecho al voto, miembros de la Asamblea y de las comunidades reconocidos por el pueblo manifestaban desde su mesa de supervisión si los individuos con problemas de identificación oficial podían pasar a las urnas. El foco de esta labor eran los menores de edad, que en muchas ocasiones no contaban con el Certificado de Nacimiento en donde constara sus nombres y edades. Los criterios de aprobación de su voto debía pasar por la presencia de uno de los padres o madres y la aprobación de la mesa de la comisión Naso. Si, además, no había objeciones por parte de los presentes, se autorizaba al menor a pasar por su papeleta. El sistema de votación combinó así la tradición y la lógica de voto secreto sigua (no Naso).
Sin bote ni luz solar desde las 5:30 de la tarde, la noche en Siejik se mantuvo activa con todo aquel que quiso ser testigo del conteo de votos. El Palacio del Rey fue uno de los techos ocupados para el albergue de ciento de votantes y sus familias que no pudieron volver ese mismo día a sus casas. Para muchos la estadía pudo resultar incómoda, pero el rotundo éxito que obtuvo los votos Sí, con casi un 80% sobre los votos del No hizo que para estos tenaces votantes el esfuerzo valiera la pena.
El Sí dio un total de 773 votos sobre 218 No, dos votos nulos y dos en blanco. Las manifestaciones de alegría a eso de las siete de la noche no se hicieron esperar. Los gritos de consigna de Larissa Vargas se tomaron el lugar, mientras que miembros de la Asamblea como Adolfo Villagra o Eliseo Vargas (Fundación Naso) no paraban de abrazar y ser abrazados. El párroco reaccionó inmediatamente frente a los abucheos generales hacia la figura de Tito Santana, que ya no se encontraba allí, recordándole a los presentes que el ejercicio concluido da paso a un periodo de transición que concluirá sólo el día de las próximas elecciones. Estas palabras lograron detener apenas algo de la pasión que dominaba el evento. Larissa tomó en varias ocasiones el micrófono que a medias funcionaba con lo que quedaba de combustible en la planta eléctrica para gritar el mensaje coreado en reiteradas ocasiones: “Fuera Tito Santana”.
Lo que siguió fue una fiesta. Luego de cantar una versión de “No nos vencerán” vino la toma de brazos colectiva para unirse en una circular danza tradicional que invita a la unidad entre los que participan, y por primera vez en toda la jornada se escuchaba libremente la melodía de la lengua Naso cantada a viva voz en el poblado de Siejik.
El retorno al día siguiente por el río Tjër-di resultó agotador por la demora del transporte y la falta de comida. ¿Pero quién le quita lo bailado al pueblo Naso? El Sí ganó y anima los espíritus de un pueblo que no sólo sueña, sino que trabaja en la venida de mejores días.

 

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×