Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

radar Análisis

Piedad Cordoba es la clave para negociar la paz en Colombia

martes 03 de abril de 2012 La entrega de los diez últimos uniformados liberados por la guerrilla a Colombianos y Colombianas por la Paz le demuestra al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que si él realmente tiene la llave para la Paz, es Piedad Córdoba quien le puede abrir la puerta.

Por Camila Osorio / La Silla Vacía

En 2008 Piedad Córdoba fundó Colombianos y Colombianas por la Paz, un grupo de sectores diversos donde están miembros del Polo, del Partido Comunista, del Partido Verde y del Partido Liberal, como una plataforma de apoyo para su gestión de mediadora con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) durante el gobierno de Uribe. Logró este apoyo justo cuando el gobierno del entonces presidente Uribe estaba cerrando las puertas a otro tipo de mediadores como España, Francia o la Iglesia Católica y defendiendo el rescate militar para liberar a los secuestrados como única opción.

En 2008 acababa de ser rescatada la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt en la exitosa Operación Jaque y el general Freddy Padilla de León ya hablaba del “fin del fin de las Farc”. Hablar de cualquier mediación humanitaria era muy impopular, y sin embargo, Piedad Córdoba insistió en ese camino pagando un alto costo por ello.

Con los diez uniformados que se liberaron ayer, Córdoba ha logrado las liberaciones de 31 personas desde 2008. Entre esas están las de Clara Rojas y la ex congresista Consuelo Gonzáles de Perdomo en enero del 2008; de Luis Eladio Pérez, Gloria Polanco, Orlando Beltrán y el senador Jorge Eduardo Gechem, en febrero del mismo año.  En 2009, fue liberado el ex diputado del Valle Sigifredo López y el ex gobernador del Meta Alan Jara, junto con tres policías y un soldado. En marzo del 2010 y después de doce años de secuestro, fue liberado el cabo Pablo Emilio Moncayo junto con el soldado Josué Daniel Calvo y Luis Alberto Calvo. En febrero del 2011 fueron liberados el concejal de Garzón (Huila) Armando Acuña, el infante de Marina Henry López y el presidente del Concejo de San José del Guaviare Marcos Baquero. En otra operación en el mismo mes, consiguieron su libertad el mayor Guillermo Sórzano y el cabo del Ejército Salín Sanmiguel. También logró recuperar los restos del mayor Julián Ernesto Guevara, quién murió durante el cautiverio y que fueron entregados a Córdoba en 2010.

“Por todo este trabajo, ella es muy importante, vemos con mucho agrado y respetamos su gestión”, dijo a La Silla Olga Lucía Gómez, directora de la fundación País Libre. “Yo creo que lo ha logrado porque ha gozado de cierta confiabilidad por parte de las Farc.”

¿Por qué Piedad?

Sin duda la ventaja que tiene Piedad Córdoba con respecto a otros intermediarios es que ella se ha ganado la confianza de las Farc. Y esto, que es lo que ha permitido las liberaciones, también es lo que le ha costado su curul en el Senado y la estigmatización de la que fue objeto durante el gobierno de Uribe.

En septiembre del 2010, el Procurador Alejandro Ordóñez destituyó e inhabilitó a la senadora liberal por Farc-política, y cómo explicó La Silla Vacía, Ordóñez se basó sobre todo en correos electrónicos encontrados en el computador del ex jefe guerrillero alias ‘Raul Reyes’.

Pero más allá de lo que dicen los mensajes, el Procurador no prueba en su fallo que todo lo que los guerrilleros hablaban de Córdoba o decían que ella había dicho realmente sucedió, ni cómo se benefició ella de su relación con las Farc más allá de lograr las liberaciones de los secuestrados. (ver historia)

Pero si bien a nivel nacional Córdoba no es bien recibida (en la cumbre del Partido Liberal en diciembre del año pasado Córdoba denunció que se excluyó a ella y a los sectores sociales de las discusiones), a nivel internacional es más cotizada. 

Después de que fue secuestrada por el ex comandante paramilitar Carlos Castaño en el 99, Córdoba pasó al exilio en Canadá. “Ahí comenzó su prestigio internacional, ella comenzó a hacer muchos contactos con ongs internacionales”, contó uno de sus más cercanos amigos. Por su prestigio internacional como líder del intercambio humanitario logró incluso que en 2009 fuera considerada como una de las candidatas al Premio Nobel de Paz.

Ahora, además, logró que la apoyara un grupo de mujeres llamadas Mujeres del Mundo por la Paz, en la que están grandes figuras reconocidas como la Nobel de Paz Jody Williams, la escritora mexicana Elena Poniatowska, la líder de madres de plaza de mayo Mirta Baravalle o la Nobel de Paz Rigoberta Menchú.

Córdoba tiene claro que el mayor respaldo que recibe es internacional, y para que las Farc confiaran en ella fue clave que consiguiera el apoyo de varios gobiernos de izquierda en el continente para las liberaciones. Así, consiguió el apoyo de Argentina o Brasil (que siempre ha brindado el apoyo logístico), como el de Hugo Chávez (fue en territorio venezolano que se dieron las primeras liberaciones).

"Consideramos indispensable la presencia de Colombianas y Colombianos por la Paz en cabeza de la senadora Piedad Córdoba, como garantía de transparencia en los operativos”, dijo la guerrilla en abril del 2009 al gobierno de Uribe, cuando este quería excluir a Córdoba de la liberación de Pablo Emilio Moncayo. "No tenemos objeciones a la presencia del CICR y de la Iglesia, solo que la consideramos insuficiente". 

Los retos de Córdoba 

Pero ya que Córdoba termina una parte de su misión (liberar a los secuestrados políticos, o uniformados), la pregunta es qué retos vienen ahora para esta ex senadora liberal.

La primera, con la que coinciden dos expertos del conflicto consultados por La Silla Vacía, es hablar del resto de los secuestrados. Tanto País Libre, como la Fundación Nueva Esperanza, las Voces del Secuestro o Fondelibertad manejan distintas cifras sobre los civiles que siguen en cautiverio, sobre cuántos de ellos siguen vivos y cuántos han muerto durante este tiempo. En ese caso, también queda el enorme reto de vigilar que las Farc efectivamente cumplan con su promesa de acabar con el secuestro extorsivo, liberen al resto de secuestados civiles,  y entreguen las coordenadas sobre los restos de secuestrados que ya murieron.

Otro de los puntos pendientes, y que Córdoba seguramente consiga después de las liberaciones hoy, es visitar con Mujeres del Mundo por la Paz a los guerrilleros de las Farc presos en varias cárceles del país, una de las exigencias que ha hecho la guerrilla y que podría convertirse en el siguiente tema a negociar con las Farc. Hasta el momento, Córdoba ya ha dicho que lo que buscan es ver en qué condiciones están y abrir el debate sobre “los presos políticos del Estado” en las cárceles del país.

Pero el tercer reto de Piedad Córdoba puede ser ahora lograr una verdadera negociación de paz. “Yo pienso que la única que sabe dónde está la cerradura de la paz, es Piedad. Así Santos tenga la llave para la paz, la puerta por ahora solo la puede abrir ella”, dijo a La Silla uno de los amigos de Córdoba que pidió no ser citado.

La pregunta es si ahora Santos efectivamente le dejará un margen de maniobra a esta ex senadora que desde que entró al Partido Liberal y comenzó a hacer política, ha abogado por una salida negociada al conflicto. ¿Le ayudará su experiencia en las liberaciones para lograr una mesa de diálogo?

 

Ir arriba
SubVersiones - Agencia Autónoma de Comunicación

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×