Radar

Alerta en el Chocó: 200 civiles retenidos por las FARC

Martes 24 de mayo de 2011 - La situación humanitaria en la región chocoana del Medio Atrato (Colombia) es de especial gravedad. La guerrilla de las FARC retiene como escudos humanos a 200 civiles en medio de un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad del Estado. Las organizaciones de la sociedad civil y la Iglesia católica han emitido una acción urgente.

Por Redacción Otramérica

El Medio Atrato, región chocoana marcada por la guerra interna de Colombia desde 1997, vive en estas horas uno de sus peores momentos de los últimos años. Según denuncia el Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Atrato (Cocomacia), la Diócesis de Quibdó y el Foro Interétnico Solidaridad Chocó, hay 200 civiles retenidos en Neguá, un afluente del río Atrato después de los graves choques entre la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las Fuerzas de Seguridad del Estado. Los sucesivos ataques del Frente 34 de las FARC el domingo 22 de mayo en la comunidad de Beté se saldaron con un balance de 3 civiles muertos y 1 civil herido, 1 auxiliar de Policía muerto y 2 infantes de la Marina heridos.

Las organizaciones que han prendido la señal de alarma temen que la reacción de las Fuerzas Armadas provoque aún más sufrimiento entre la población civil y por eso, en un comunicado abierto, piden a Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, "que las acciones militares a emprenderse, se hagan en el marco del respeto por las normas del Derecho Internacional Humanitario y de los protocolos creados para el desarrollo de las acciones militares en territorios étnicos, impidiendo que se ponga en peligro la vida de las  doscientas personas en Neguá, que en estos momentos estarían siendo utilizados como escudos humanos por parte de la guerrilla de las FARC". 

 

En el Medio Atrato hay hasta 3.000 personas de las comunidades afrodescendientes confinandas por culpa del conflicto armado. Desde este domingo, la crisis se ha agravado y se teme una reacción militar que provoque más víctimas.