Radar

Los 'dueños' del gas de Margarita viven en la miseria

Martes 24 de enero de 2012 - La pugna frontal entre los departamentos de Tarija y Chuquisaca (Bolivia) sobre la ubicación geológica compartida o exclusiva del campo gasífero Margarita no tiene en cuenta a los ‘dueños’ del gas que se encuentran en los megacampos y límites fronterizos (Palos Blancos y Huacaya) de ambos departamentos. Crónica del despojo.

Por Hilton Heredia G. / El Deber

[Una reunión de cívicos y autoridades departamentales de Tarija, que se realizó el lunes en la localidad de Entre Ríos, rechazó la propuesta del Gobierno de realizar un estudio técnico que defina la extensión del campo Margarita, entre otros aspectos,  y ratificó la continuidad del paro indefinido declarado el jueves en defensa del campo gasífero. Las fronteras en San José de Pocitos, Yacuiba, Villa Montes y Bermejo fueron cerradas desde el jueves. Villa Montes trancó el camino a Paraguay y Yacuiba a Salvador Mazza (Argentina). Por tanto, el conflicto sigue. reproducimos una crónica del diario El Deber sobre los olvidados de esta bronca]. 

 

Un equipo periodístico de El Deber recorrió las localidades y constató la situación. Las comunidades no son tomadas en cuenta en el lío, pero las autoridades gubernamentales y regionales, cívicas, además de la estatal petrolera YPFB, hablan a nombre de ellas y de sus regalías. Sin embargo, la realidad es otra, ellos han sido olvidados y su sustento se basa en una ínfima producción agrícola.

Empero, no guardan rencor y más bien piden al Gobierno dejar a ambos departamentos solucionar sus problemas de manera pacífica en los mismos campos gasíferos.

Sergio Quispe Rodríguez (67), presidente de la Organización Territorial de Base (OTB) de la localidad de Palos Blancos, provincia O’ Connor, afirma que desconocían el problema hace 15 días. No obstante, desde esta semana, se acentuó el conflicto, pues recién se les pidió sumarse al paro y hacer bloqueos en el Chaco tarijeño con el objetivo de hacer respetar la propiedad del campo Margarita.

“Somos aproximadamente 1.200 personas. Se nos dice que tenemos derecho al 11% de las regalías, pero no sabemos nada. Aquí no tenemos acceso a la educación, salud y a los servicios básicos. Además, el agua no es potable”, sintetizó. Basta con recorrer las principales dos cuadras alrededor de la plaza para darse cuenta de la pobreza que los rodea. Trabajadores de tres pensiones-alojamientos que tienen entre sus clientes a decenas de petroleros desvelan que para ofrecer sopa o refrescos tienen que traer el agua potable en cisternas desde Villa Montes.

En los alrededores la figura es peor. La mayoría se abastece de agua de noria y desconocen sobre sus ingresos por regalías. Varios kilómetros más allá y en las cercanías del campo Margarita está la TCO Itika Guasu con sus comunidades Zapaterambia, Puerto Margarita, Igüati, Ivoca, Villa Mercedes, Itaparara, Paralelo 21 y otras más. La situación es dramática pese a que ellos tienen alguna ayuda de la petrolera Repsol YPF en relación a proyectos habitacionales y planes de desarrollo. En estos lugares la mayor parte cocina con leña y no hay telefonía.

“Nuestros hijos no pueden ir a la escuela y apenas hay una posta de salud. Ninguna autoridad ha llegado a este lugar para explicarnos sobre el campo Margarita”, señaló una de las comunitarias identificada como Marina de Flores. Otra ama de casa que dijo desconocer sobre el lío gasífero y que además están olvidados por las autoridades fue Maya Esperanza Saldaña, una mujer que vive en las riberas del río Pilcomayo.

En el otro bando, Huacaya (Chuquisaca), se vive similar situación, aunque este municipio está mejor organizado para desarrollar proyectos. Con sus cultivos de frejol, maíz y maní, las comunidades de Boycobo, Cururuy, Ancahuaso, Huacaya, Iñai, Huiraytaki, Bororiwa e Itán, los comunitarios viven ‘aislados’ y apenas conocen sobre los futuros ingresos de la producción de gas. “Este pozo X-4 de Margarita es parte de Chuquisaca. No cabe duda que hay una conexión con Huacaya. Somos 2.800 habitantes y la ayuda que recibimos de Repsol es poca, peor del Gobierno”, afirmó Santos Garnica.

La presidenta de la OTB de Huacaya, Miriam Aguilar expresó su molestia con las autoridades regionales y nacionales por no informar sobre el campo gasífero, además que reclamó por los malos caminos y la falta de agua y energía eléctrica. Carlos Aparicio, diputado por Chuquisaca, pidió a los tarijeños dejar de lado sus movilizaciones y más bien que acaten la ley y permitan efectuar un estudio de una empresa internacional para que defina si el campo Margarita es o no compartido.

Las regiones acentúan ‘guerra’
Nuevo enfrentamiento entre bolivianos. Las dos entidades cívicas y las gobernaciones de Tarija y Chuquisaca, éstas dos últimas que están en manos del partido de Gobierno (Movimiento al Socialismo) iniciaron una guerra verbal por el ‘bolsón de gas’ existente en esas regiones. 
Al respecto, Rubén Reynoso, director de Autonomías del Comité Cívico de Tarija, acusó al Gobierno de ser el causante de la ‘pelea’ entre ambas regiones, pues ellos dieron curso a la petición de los chuquisaqueños. “El Gobierno da a conocer que Tarija tiene mucho dinero y no sabe qué hacer con él...su intención es robarnos plata. Sea como sea, vamos a defender lo que por ley nos corresponde, el campo Margarita es nuestro y eso no se toca”, advirtió el directivo.
En 2011 Tarija recibió por concepto de regalías Bs 3.300 millones. La ejecución presupuestaria de parte de la Gobernación para esa gestión no alcanzó ni al 56%, quedando unos 1.400 millones en caja y bancos.
El secretario ejecutivo de la Gobernación, Roberto Ruiz, considera que la disputa es innecesaria y ha sido politizada. Sugirió aplicar un reglamento transfronterizo.
En tanto, la Gobernación y los cívicos de Chuquisaca exigen que YPFB continúe con el estudio para definir el asunto y no descartan medidas de presión.

El megacampo y los antecedentes

Ubicación. Margarita está ubicado en el alineamiento estructural de Tapekua (Caipependi), tiene una longitud de 55 km y su hundimiento sur se encuentra en la naciente de la quebrada de Palos Blancos y su hundimiento norte en la Falla Ivoca. El hundimiento norte, se halla a 8,5 Km al sur del Paralelo 21º00’00’’, que divide los departamentos de Tarija y Chuquisaca.

Antecedentes. Según datos divulgados por los tarijeños, el año 1990, la petrolera Chevron y su socia Pecten, suscribieron con YPFB un contrato de operación para explorar en el bloque Caipipendi, de acuerdo a la Ley de Hidrocarburos 1194. En 1991 ingresa la compañía Maxus como operadora del bloque en remplazo de Pecten, y en 1995 Maxus contrata a la empresa Westem Geophysical, para ejecutar la exploración sísmica en el campo Margarita. La interpretación de datos estableció el sitio de los pozos que luego fueron perforados con los nombres de Margarita x-1, x-2, x-3. Desde 1997 hasta 2003 se estableció que se trataba de un megacampo de gas. Las reservas estimadas superaban los 13 TCF. En 2005 se remplazó el contrato e ingresó a operar, como socia administradora Repsol YPF E&P Bolivia S.A. (37,5%) junto a las petroleras British Gas (37,5%) y Pan American Energy (25%) dentro del consorcio denominado Caipependi.

El reclamo. Chuquisaca demandó una participación por la producción del campo Margarita basada en la presunción de que el ‘bolsón’ de gas sobrepasa los límites e ingresa en la provincia Luis Calvo, por tanto, exigen regalías.

Cientos de indígenas y campesinos viven ‘olvidados de todo’, en la pobreza, sin agua potable y aún cocinan a leña, junto a la megaplanta gasífera, explotada por Repsol-YPF y suplidora de Argentina.

Enlaces en este artículo