Radar

Zuluaga (Uribe) gana la primera vuelta y Colombia se pierde en la guerra electoral

Domingo 25 de mayo de 2014 - Una alta abstención, la llamativa subida de los votos en blanco y un vencedor en la primera vuelta que representa el regreso del uribismo a la primera línea de la política nacional. Los pocos electores colombianos que determinan el futuro del país han fragmentado su voto y aplazan su decisión a la segunda vuelta del 15 de junio.

Por Equipo Otramérica

Uribe, la abstención y el voto en blanco han sido los vencedores de este primer asalto de las presidenciales en Colombia. La asistencia a las urnas en estas elecciones ha sido casi 10 puntos inferior a la de 2010, rozando apenas el 40% (un 39.91% versus el 49.27% de 2010). El voto en blanco ha subido del 1.54% al 6%.

Con el 99.57% de las mesas escrutadas, Óscar Iván Zuluaga, el candidato de cartón piedra de Álvaro Uribe Vélez, se ha impuesto en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia, con el 29.27% de los votos. Tendrá que ir a una segunda ronda, el 15 de junio, en la que se enfrenta al actual presidente del país, que busca la reelección: Juan Manuel Santos (25.63%). La mayoría de expertos situaban estas elecciones en la dicotomía entre el apoyo al proceso de paz que se negocia con las FARC en La Habana o el referendo de las propuestas guerreristas de Uribe. Una vez más en Colombia, la paz, bandera electoral de Santos, ha perdido energías en esta sucia campaña plagada de acusaciones, denuncias y muy pocas propuestas.

La tercera fuerza política en estas elecciones ha sido el Partido Conservador, con Marta Lucía Ramírez (15.54%), seguida apocas décimas por el Polo Democrático, con Clara López (15.23%). Enrique Peñalosa, con el 8.29% de los votos se queda como penúltima opción, sólo por encima del voto en blanco que pasan del 1,54% de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2010 a algo más del 6% en esta ocasión.

Destacado es que Zuluaga ha sacado una ventaja de 100.000 votos a Santos en la capital del país, Bogotá, donde la segunda fuerza política ha sido el Polo Democrático. En Medelín, las posiciones son idénticas (Zuluaga, López y Santos, por ese orden), mientras en otras capitales, como en Cali, Barranquilla o Bucaramanga, se ha impuesto Santos. En todo caso, una de las variables de estas elecciones, la plebiscitaria sobre la gestión de Santos, deja un fuerte mensaje en el Palacio de Nariño.

Una vez confirmados los porcentajes finales, tocará ver las alianzas de cara a la segunda vuelta. La suma de los votos del Polo Democrático o de la Alianza Verde pueden llevar a Juan Manuel Santos a la reelección, aunque la polarización política del país se radicaliza en unos comicios en los que los electores se han perdido en una contienda que ya se califica como la más ruidosa de la historia reciente de Colombia. Fuentes de la política bogotana ya adelantaban ayer que César Gaviria, el jefe de campaña de Santos, lleva días trabajando una gran coalición entre Santos y los grupos más progresistas de cara a la segunda vuelta.

Uribe y Zuluaga deberán trabajar intensamente para atraer los votos del Partido Conservador de Marta Lucía Ramírez. Con ese 15% del electorado y con alianzas con otros sectores, podrían lograr el triunfo en segunda vuelta. Dado el tono de la campaña electoral, el temor a movimientos clientelistas en los feudos departamentales pueden confirmarse.

La segunda vuelta de las presidenciales es el 15 de junio y en ella se enfrentarán Zuluaga y Santos, que ya buscan alianzas.

En relación