Temas

Chile: Del origen del horror a las voces por la memoria y la justicia

Jueves 19 de septiembre de 2013 - La investigación periodística de Javier Rebolledo "El despertar de los cuervos. Tejas Verdes, el origen del exterminio en Chile", vio la luz de la mano de Ceibo Ediciones coincidiendo con la conmemoración de los 40 años del Golpe de Estado que instauró la dictadura de Augusto Pinochet en el epicentro del horror. El libro se centra en los orígenes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), y con ella de la tortura.

Por César Baeza Hidalgo

Ya circula la investigación periodística 'El Despertar de los Cuervos. Tejas Verdes, el origen del exterminio en Chile', el segundo libro de Javier Rebolledo en menos de un año, luego de 'La Danza de los Cuervos' (2012), también de Ceibo Ediciones. En esta ocasión aborda la tortura por dentro, desde la perspectiva de las víctimas que sobrevivieron, acompañada por confesiones de algunos de los victimarios.

 

En el libro, un ex reservista del Ejército denuncia, al menos como testigo de las torturas, al ex coronel y ex alcalde de Providencia (comuna del gran Santiago), Cristián Labbé Galilea, quien fuera asignado a la seguridad del mismo dictador, Augusto Pinochet Ugarte, luego de su paso por el cuerpo de paracaidistas del Ejército, unidad que también ha sido señalada como encargada de operaciones de exterminio.

 

Los cuervos, por su parte, hacen relación con un cuerpo de unidades de combate de la “inteligencia militar” estadounidense, que opera en secreto desde 1962, conocidos solamente con el nombre del ave negra (Ravens, en inglés), quienes se integraron a diversas fuerzas de comando de ese país, incluida la CIA, y en el libro de Rebolledo aparecen un par de veces. Para sacar conclusiones.

 

Tejas Verdes es una localidad chilena, ubicada en la comuna de Santo Domingo (Provincia de San Antonio), a una hora y media de la capital. En ese lugar se ubica el regimiento de Ingenieros del Ejército, que para el 11 de septiembre de 1973 -día del Golpe de Estado-, se convirtió en el epicentro del horror, donde nació la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), el primer aparato de seguridad de la dictadura cívico-militar, y con ella las escuelas de tortura.

 

El entonces teniente coronel Manuel Contreras (conocido como el Mamo) era el comandante de ese regimiento, hoy condenado a cadena perpetua por su trabajo al frente de la DINA, cargo que ocupó por designación del dictador desde el día de su creación.

 

Allí está el origen del horror. En palabras del periodista Jorge “Gato” Escalante, presentador del libro, hay que inventar una nueva palabra para describir lo que ocurrió en el país, no existe un vocablo en el diccionario que signifique de manera suficiente el terror ejercido desde el Estado, según señala.

 

Para Faride Zerán, Premio Nacional de Periodismo 2007, este libro tiene dos grandes méritos, primero “la contundencia de la investigación periodística“de Javier Rebolledo, y segundo “la capacidad de nombrar, de narrar el horror”.

 

Hay quienes imaginan un par de golpes o empujones cuando se les habla de la tortura en Chile, no saben de los ratones en las vaginas, la corriente en los genitales, los golpes hasta desfallecer, las violaciones a las mujeres delante de sus compañeros sentimentales, la inmersión en fecas, etcétera, etcétera, etcétera. Siempre nos quedaremos cortos. El libro de Rebolledo nos permite acercarnos a saber, nos abre una ventana que permite reconocer lo que sucedió, y lo que algunos sectores todavía justifican.

 

Vergüenza propia

 

Zerán agrega que este libro sirve “para que nos de vergüenza, para que nuestros hijos, y los hijos de nuestros hijos sepan de la ignominia”. Agrega que no nos habla solo del pasado, sino sobre todo del presente, “del país que hemos construido, del silencio cómplice”. “¿Acaso nadie escuchó los lamentos de las víctimas en las casas vecinas de los centros de tortura?”, se pregunta la periodista. “A cuarenta años del Golpe -cívico-militar- los asesinos andan sueltos, y están entre nosotros”, sentencia.

 

En opinión de “Gato” Escalante, en tanto el Estado aún no hace su mejor esfuerzo en la búsqueda de justicia en el país, la investigación de Rebolledo se constituye en “un trozo de reparación, porque contar lo vivido, es de alguna manera un signo de ello”.

 

“Pero también es un libro para aquellos que permanecen en la lógica del empate, aquellos que ayudaron a terminar con la democracia, quienes justifican la dictadura en el Gobierno de Allende. No es lo mismo”, asevera Escalante, y emplaza a que le muestren las listas de desaparecidos/as, o torturados/as de Allende. “Todavía hay gente que no cree que ocurrió lo que ocurrió en Chile, y de la manera en que ocurrió”, dice.

 

Y enfatiza el periodista en que el pilar fundamental del terrorismo de Estado es lograr el imperio del miedo, “en las sociedades donde gobierna el terror y el miedo, la gente prefiere hacer como que no saben, mirar al lado”.

 

Rebolledo, por su parte, señala que durante mucho tiempo eludió escribir este libro, “aunque siempre supe que en algún momento tendría que hacerlo. En muchos momentos pensé que el libro me iba a ganar. Fue duro”. E insiste en que el mérito es de las víctimas, quienes contaron su historia, y de alguna manera revivieron con ello la experiencia de la tortura.

 

El periodista explica que la investigación lo llevó por una permanente búsqueda del ícono irrefutable del mal. No entendía “cómo se puede ser tan malo”, dijo. “Traté de buscarlo en el origen... pero no estaba”, señala Rebolledo.

 

Un libro que para leer se debe tener un estómago duro, pero que permite visualizar que antes de pensar siquiera en que la sociedad chilena encuentre el camino de la reconciliación, hay un camino largo por recorrer en la búsqueda de la justicia.

--

NOTA 1: Lea extracto del libro EN RELACIONADOS.

--

Ficha Técnica

Género: Investigción
I.S.B.N.: 978-956-9071-40-9
Formato: 15 x 23 cm.
PP: 385
Ilust:
Primera edición: Agosto 2013

Precio venta directa: $ 10.000

Conozca otros libros de Ceibo Ediciones.

“¿Acaso nadie escuchó los lamentos de las víctimas en las casas vecinas de los centros de tortura?”, se pregunta la periodista. “A cuarenta años del Golpe -cívico-militar- los asesinos andan sueltos, y están entre nosotros”. Faride Zerán.

Enlaces en este artículo

En relación