Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

El tema Colonialidad

Desde Abya Yala: Palestina somos todos (literalmente)

jueves 24 de julio de 2014 Julia Suárez-Krabbe defiende que el brutal ataque de Israel contra Palestina es paradigmático y muestra el patrón universal de genocidio, colonialismo y patriarcado que marca la estructura de nuestro sistema. He aquí las razones por las que Gaza se convierte en un símbolo de la lucha por un mundo pluriverso y por la decolonialidad.

Por Julia Suárez-Krabbe

Hay personas que se preguntan por qué nos movilizamos de manera masiva en relación a Palestina, y en menor medida por ejemplo en relación a Siria, el Líbano, e incluso Iraq o Afghanistán. La respuesta que doy acá no es de mezclar casos e ignorar las cuestiones históricas, económicas y geopolíticas que los distinguen. Pero sí de afirmar que si hay algo universal, ese algo se refleja en el genocidio contra los palestinos. Y ese algo universal es, afirmaré, genocida, es colonial y es racista y patriarcal. Lo que ocurre en relación a Palestina es la expresión máxima, cruda y cruel del universalismo al cual nos oponemos. Por esto la lucha palestina es una lucha por un mundo pluriverso, es una lucha decolonial.

La situación palestina no es simple. Es una situación compleja sobre la cual se ha escrito mucho. No voy a repetir acá la historia de Palestina, tampoco la del sionismo blanco y la complicidad colonial con esta de los países europeos y de algunos países árabes coloniales. Voy a mencionar, más bien, en qué consiste el universalismo colonial y racista del que estoy hablando.

Empecemos por su nombre, sus apellidos, su edad y su género: su nombre de pila es Hombre. A veces lo llaman Humano -por esto también llaman a sus acciones genocidas 'humanitarias'. Sus apellidos: blanco y patriarcal. Tiene 522 años, y no es un ser cualquiera. Hombre/Humano va ligado a un profundo compromiso por llevar a cabo y defender el proyecto de muerte, ese mismo proyecto que se lleva a cabo en Nuestra Palestina.

Hombre/Humano tiene raza, es blanco y quiere lucrar. Su arma más poderosa es el racismo. Con éste lleva a cabo el proyecto de muerte e impone el capitalismo. Hombre desangra la Tierra. El único abono natural que usa es nuestra sangre que regularmente riega sobre ella. Hombre/Humano trata nuestra Tierra, nuestros territorios, como si fueran objetos. Como si sobre ella pudiera disponer, sólo para mantenerse él en su cúspide. Como si ella, nuestra Tierra, nuestros territorios, no tuvieran voz ni voto, como si no fuese ella nosotros y nosotros ella.

Hombre/Humano se erige como tal clasificándonos a todos los demás como no-humanos; pero ojo: no somos sólo desperdicio. Nos necesita para lucrar, para defender su proyecto de muerte. Sabe que somos mayoría y nos tiene que mantener en 'nuestro lugar', pero no busca erradicarnos del todo, no físicamente. No le interesa. Le interesa mucho más erradicarnos espiritualmente, mentalmente, culturalmente, existencialmente. O sea, le interesa mucho más que nos pasemos a su lado, que seamos el 'house Negro', el esclavo domesticado que va a defender al amo y a su proyecto de muerte. Por esto sus arremetidas son también mediáticas y educativas, son de manejo de opinión, son de aniquilación de lo plural y lo pluriverso. Y si nos casamos con él, con Hombre/Humano, él nos va a dar los privilegios que arroja su proyecto de muerte. Esto se da a costa de nuestra libertad, de nuestra existencia, de la Vida.

Hombre/Humano es patriarcal, he dicho. Tiene muchos géneros. Es macho, es hembra. Tiene múltiples sexualidades; es queer, homosexual, lésbica. Hombre incluye al que sea con tal de que defienda el proyecto de muerte. Incluye hoy al que sea con tal de que no lleve un velo, y con tal de que no se le oponga a sus prácticas racistas. Por esto odia a los machos, las hembras, los queer, etc, cuando le hacemos oposición, o cuando resistimos siendo lo que somos por fuera de sus propias ideas de lo que debemos ser, y de cómo debemos serlo.  

Hombre/Humano es blanco, he dicho. Tiene muchos colores de piel: negro, blanco, café. Tiene muchos orígenes étnicos, es europeo, árabe, afro, indígena, chino. Hombre incluye al que sea, como dije, con tal de que defienda el proyecto de muerte. Por esto odia a los europeos, árabes, afro, indígenas, chinos, etc, cuando le hacemos oposición, o cuando resistimos siendo lo que somos por fuera de sus propias ideas de lo que debemos ser, y de cómo debemos serlo. Decir que Hombre es blanco es decir que es racista porque él mismo se define como ese Humano que sólo puede subsistir en oposición a nosotros, al pluriverso. Y repito; lo que màs quiere es erradicar el pluriverso que somos.

Hombre/Humano tiene 522 años, él se inventó a sí mismo inicialmente cuestionando la humanidad de los pueblos de Abya Yala. Ese cuestionamiento mismo es el que lo constituye, es su esencia. Así se inventó su propio nombre, con apellidos y todo, definiendo también sus derechos a costa de los demás seres que habitamos este planeta. Hombre defiende la uni-versalidad de los derechos humanos; éstos sólo deben girar al rededor de él, sólo aplican a él, tal como lo indica su nombre. Hoy Hombre reafirma, ante todo, su nombre y sus apellidos, en relación a Palestina. Él dice que tiene derecho a defenderse de Palestina. Sólo en Palestina se atreve a usar las armas y las técnicas de exterminio más horrendas. Sólo en Palestina Hombre se despliega con toda su personalidad, con todo su poderío. Sólo en Palestina Hombre despliega plena- y llanamente su uni-versalidad.

Por esto, por el amor a la Vida y su pluriversalidad, todos somos Palestina. Literalmente.

 

* Julia Suárez-Krabbe, colombiana, es profesora en la Universidad de Roskilde (Dinamarca) y sus trabajos se centran en colonialidad y derechos humanos.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×