Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

El tema FEMINISMO

La restitución del sentido del 8 de marzo en Costa Rica

lunes 12 de marzo de 2012 El Gobierno de Costa Rica, como muchos otros en la región, celebraron el 8 de marzo con bailes, fiestas o espacios lúdicos. Los movimientos feministas de Costa Rica reivindican la urgencia de restituir el sentido de debate y lucha del Día de la Mujer en un país en el que el patriarcado copa los espacios.

Por Seidy Salas Víquez / Pueblo

El año pasado se cumplieron 100 años desde la primera vez que las mujeres organizadas salieron a las calles reivindicando un día dedicado a las luchas y trabajos de las mujeres. Ese mismo año en Costa Rica, el gobierno “celebró” con talleres de maquillaje y comidas típicas. Para este 2012, el panorama no pintó diferente: las actividades oficiales giraron en torno a un festival de fútbol femenino.

Y no es que el deporte femenino no sea digno de destacarse, es que el 8 de marzo no es un día de fiesta y celebración, sino una jornada para discutir la situación de las mujeres, analizar medidas necesarias para fortalecer su inclusión social, laboral y educativa y lograr transformaciones culturales requeridas para ser sujetas plenas de derechos.

Para la activista feminista Marcia Ugarte, no se trata de negar espacios lúdicos o de otro tipo a las mujeres, pero sí de buscar alternativas que no se constituyan casi en insultos para lo que esta fecha significa en realidad. 

“No logro entender cómo existiendo en nuestro país temas tan graves como el incremento de la violencia doméstica, la inseguridad, el hostigamiento sexual, el embarazo de adolescentes y niñas, el abuso sexual, la trata, el desempleo, la feminización de la pobreza y otras, el gobierno no aprovecha el 8 de marzo para referirse a estos temas”, señaló.

El movimiento de mujeres y feminista no pierde oportunidad para hacer visibles sus luchas. Este 8 de marzo convocó a la sociedad a salir a la calle y se reúne en diversos espacios para reflexionar. Pueblo conversó con lideresas y activistas.

Una agenda cargada

Lograr medidas para acabar con los feminicidios y la violencia contra las mujeres, así como optimizar el acceso a la justicia, sigue siendo una de las metas del movimiento de mujeres y feministas en Costa Rica. A ello se suma la necesidad de cumplir de manera igualitaria con la legislación laboral y lograr el reconocimiento del trabajo doméstico como actividad económica.

Para la investigadora Andrea D’Atri, “al alentar y sostener la cultura patriarcal según la cual los quehaceres domésticos son tareas 'naturales' de las mujeres, se permite que ese 'robo' de los capitalistas quede invisibilizado y también se transforme en invisible el trabajo de las mujeres y las niñas en el ámbito doméstico”.

Otra de las áreas en la agenda de lucha es el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos. 

“Urge que en nuestro país las mujeres tengamos acceso a los métodos anticonceptivos más modernos, entre ellos la anticoncepción de emergencia, la existencia de protocolos para los servicios de aborto legal y la puesta en marcha de programas integrales de educación para la sexualidad”, señala Marcia Ugarte.

A esta agenda se suma también el reconocimiento de uniones civiles entre personas del mismo sexo y la lucha por conseguir un Estado Laico.

Reconociendo avances

Para Gabriela Arguedas, profesora universitaria y especialista en bioética, el mayor logro del movimiento en Costa Rica es que “hoy más gente (mujeres y hombres) reconocen que es cierto que las mujeres, en general, vivimos en una condición de subyugación, de injusticia estructural. Ese es un paso básico para construir soluciones”.

Paulina Torres, joven activista por los derechos de sexuales, destaca como un logro el “tener temas clave de nuestra lucha colocados en medios y espacios organizativos de manera casi permanentes, y el que cada vez más mujeres se convierten en referentes no solo para medios, sino en lo cotidiano”.

Con esta posición coincide Ana Carcedo, del Centro Feminista de Información y Acción, quien plantea como un logro “mantener una presencia política permanente, de calidad y alto nivel de interlocución social”.

Entre estas conquistas concretas varias lideresas feministas y de organizaciones de mujeres coinciden en señalar los avances en la esfera de la participación política. cada vez más mujeres tienen mayor acceso a puestos de decisión y participan con menos trabas en los partidos políticos, sindicatos, asociaciones productivas y  otros espacios en los que antes era más difícil participar. Se destaca también la participación femenina en las luchas nacionales como la del TLC, así como en la elaboración de agendas políticas de cara a las elecciones nacionales en los últimos periodos.

Más logros concretos hay en el campo jurídico, como leyes que sancionan la violencia contra las mujeres y el hostigamiento sexual. “Aprobar estas leyes tomó años de argumentar, convencer y exigir… y todavía son instrumentos que pueden mejorarse, pero representan logros valiosísimos”, señaló la abogada feminista Larissa Arroyo.

Por su parte, desde el punto de vista de la comunicación, Katerina Anfosi, de la Radio Internacional Feminista, señaló que hay más conciencia sobre la necesidad de usar un lenguaje inclusivo.

Otras lideresas y activistas incluyeron el que en general las mujeres cuentan con mayor autonomía económica y hay mayor reconocimiento de la importancia del trabajo doméstico.

Encarando retos

El principal de los retos lo resume la psicóloga y profesora universitaria, Mirta González, cuando señala la necesidad de “recuperar el Estado Social de Derecho para contar con instituciones que estén al servicio de la gente y garanticen el ejercicio de todos los derechos”.

Específicamente, para las mujeres se destaca la urgencia de presionar al Estado para que se cumpla con los derechos laborales y con los derechos sexuales y reproductivos, dimensiones en las que tenemos las mayores carencias.

Dentro del movimiento existe la necesidad de abrir mayores espacios de diálogo entre mujeres y entre sectores, para abrir debates sobre el significado del feminismo. “Esto nos abre a muchísimo, desde objetivos y estrategias en la época del capitalismo decrepito, hasta nuevas formas de militancia y afirmación de nuevas utopías”, finalizó Ana Carcedo.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×