Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

El tema REBELION

No habrá bandera de Colombia en el Chocó este 20 de julio

domingo 17 de julio de 2016 Una marcha pacífica este 20 de julio, día de la Independencia en Colombia, será el preámbulo a un paro cívico en el departamento más olvidado del país. El Chocó es el departamento más desigual de Colombia, con el peor índice de pobreza monetaria (62,8%) y con graves problemas de acceso a la salud o a la educación.

Por Red Guakuko de Comunicación Popular

El 20 de julio, día de la Independencia de Colombia, en Quibdó y en el departamento del Chocó no habrá los tradicionales desfiles de los colegios, de las fuerzas militares, de la Policía… Ni siquiera se izará la bandera de Colombia.

El pueblo chocoano marchará pacíficamente con la bandera del Chocó como signo de protesta frente al Gobierno nacional. Una marcha que cuenta con el apoyo y aval del gobernador del departamento y de todos los alcaldes… o casi todos. En Itsmina no se ha producido ese respaldo y su alcaldía mantendrá las actividades tradicionales para lo que ha convocado un desfile a los estudiantes del grado noveno de las 8 instituciones educativas, al lado de la policía, defensa civil y sus funcionarios. Será a las ocho de la mañana. A pesar de ello, los docentes siguen las directrices del sindicato que apoya la marcha pacífica de protesta con el respaldo del Secretario de Educación de la Gobernación.

Este evento se viene gestando desde hace tres meses. La marcha del 20 de julio por la Dignidad del pueblo chocoano va a suponer un preámbulo al paro cívico departamental “porque el Gobierno nacional nos ha echado en el bolsillo de atrás, y las grande inversiones están para el interior de país… y el Chocó no existe para el gobierno nacional”, señala  Indalecio Orejuela, líder de la marcha en el municipio de Istmina. “No estamos de acuerdo con la política que ha implementado para el departamento del Chocó”, insiste.

 

Deudas históricas

Soy muchas las razones que tienen los chocoanos para lanzarse a las calles a marchar. El gobierno nacional ha incumplido los compromisos adquiridos tras los paros de los años 1987, 1994, 2000 y 2009, por eso la crisis del Chocó hoy es más profunda. El acto del 20 de julio y el paro cívico posterior es una protesta ante el abandono estatal que los convocantes recogen en un pliego de condiciones al Gobierno que se cerró este sábado 16 de julio y que refleja los problemas de comunicación, salud, educación, contaminación y desempleo que vive el departamento.

Los chocoanos quieren que se garantice la construcción de vías internas de comunicación y con el restos del país, por lo que el pliego no solo hace referencia a las carreteras sino al sistema fluvial y marítimo, y a los aeropuertos. Reclaman inversiones y medidas que garanticen el derecho a la salud y acciones que consoliden y garanticen la integridad y el dominio territorial del Chocó en Belén de Bajirá (en disputa con Antioquia a pesar de que el IGAC ha dado la razón a los chocoanos). Inversiones en educación y cultura como base del desarrollo humano de los grupos étnicos y mestizos del Chocó y el desarrollo territorial y la autonomía administrativa del departamento, son otras de sus demandas junto a la generación de energía, la interconexión eléctrica y de gas para los municipios. El pliego también se centra en el diseño y construcción de sistemas de acueductos y alcantarillados, la gestión de los residuos sólidos, el transporte público y los planes de empleo, infraestructuras deportivas y  conectividad digital.

El paro cívico departamental es la oportunidad para “sentarnos en la mesa nuevamente con el gobierno, para hacer cumplir nuestro deseo y buscar desarrollar los proyectos inconclusos… nada nos ha regalado el gobierno nacional, todo lo hemos logrado con reivindicaciones sociales”, insiste Indalecio Orejuela, líder de la marcha en el municipio de Istmina. Los paros cívicos han sido el único camino que han encontrado los chocoanos para arrancar compromisos a los gobiernos en Bogotá.

El gobierno nacional ya ha mostrado interés en conocer el pliego de peticiones del departamento. Si se llega un acuerdo directamente con el presidente Juan Manuel Santos y se verifica que los compromisos se están realizando no se iría a paro cívico. Pero el Chocó no quiere intermediarios sino un acuerdo directamente con el presidente frente a estas exigencias.

 

El caso de Itsmina

Los municipios del Chocó cuentan con líderes que están animando la marcha y después de ésta se conformarán comités con la finalidad de sensibilizar a la población frente paro. En las ciudades principales del país, como Bogotá, Medellín y Cali, las colonias chocoanas también se unirán a este evento. Se ha recibido el apoyo del gobernador, de algunos alcaldes y entidades. 

Sin embargo, la alcaldía de Itsmina lleva camino de convertirse en la única que no apoye la marcha de protesta. Su alcalde, Arbey Pino, no recibió a los líderes de la marcha en el San Juan y respondió telefónicamente a uno de ellos que él era parte del Gobierno y que le habían encomendado una serie de actividades que tenía que desarrollar. Se comprometió a hablar con el gobernador y darles una respuesta, pero eso no ocurrió.

Sin embargo, los demás alcaldes han respaldado la marcha ya que dicen que esto “es de beneficio directamente para ellos como mandatarios, porque son ellos los que representan los proyectos y los desarrollan”, como señala el alcalde de Tadó, Arismendy Agustín García Mosquera.

El sábado en la noche se desarrolló en Itsmina una reunión preparatoria para la marcha a la que asistieron 20 personas entre docentes jubilados, líderes de corporación de paz y concejales. Dos de los asistentes pertenecían al comité central departamental, en el que están representados los diferentes gremios y del líderes de los 30 municipios del departamento. También en Quibdó se han celebrado reuniones. Asimismo, el Sindicato de Maestros del Chocó ha enviado carta a las docentes en el que recuerda que todos los deben participar en la marcha de protesta si bien está prevista una asamblea el martes 19 en Itsmina para finiquitar los detalles.

“Los chocoanos debemos despertar, nuestros derechos ya no es hora de estarlos mendigando. Ya es hora de exigirle al gobierno nacional que nosotros también somos Colombia y tenemos derechos de vivir dignamente”, concluye Orejuela.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×