Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

El tema Brasil

¿Por qué murió Eduardo Fösch?

domingo 14 de diciembre de 2014 El caso del estudiante Eduardo Fösch ha conmovido a la ciudad de Porto Alegre, en Brasil. Después de 9 días en coma murió en circunstancias que no se han esclarecido. Una fiesta en una urbanización de lujo, un único invitado negro y muchas preguntas sin respuesta.

Eduardo y su madre.

Eduardo y su madre.

Por Andrés Lasso Ruales

- ¡Hola papá! estoy con Lorenzo en la Praça da Encol [una de las plazas más conocidas de Porto Alegre, Brasil]. Voy a cenar en la casa de la mamá de mi amigo. Luego nos vamos a una fiesta. ¡Tá!

- ¡Tá! Entendido. Hijo estoy con mucha saudade de ti [nostalgia].

- No te preocupes papi, el domingo nos vemos para quitarnos esa nostalgia. 

 

Esas fueron las últimas palabras que Julio César Rodrigues escuchó de su hijo, Eduardo Vinícius  Fösch dos Santos, el adolescente de 17 años de Porto Alegre que falleció el 6 de mayo de 2013 luego de pasar nueve días en coma tras asistir a una fiesta. A un año y seis meses de su muerte, ni la policía ni la justicia descifraron qué pasó esa noche y solo existen interrogantes en torno al hecho. ¿Se peleó con un custodio? ¿Lo golpearon en la cabeza? ¿Se cayó de la huerta? ¿Las pericias se elaboraron de manera adecuada? ¿Ser el único negro de la fiesta lo convirtió en una víctima? ¿La muerte del joven está conectada con alguna persona con un cargo político? Fösch era un estudiante de clase media, por las mañanas trabajaba en una carpintería de muebles y por la tarde estudiaba para el examen de ingreso a la Facultad de Ingeniería Industrial de la Universidade Federal de Rio Grande do Sul.

La noche del sábado 27 de abril el joven y su amigo Lorenzo Rodrigues de Freitas fueron a la famosa celebración: A zona sul chegou que tuvo lugar en la casa de Leonardo Schimitz Jacovas –hijo de José Antônio Jacovas, reconocido arquitecto de Rio Grande do Sul– en el condominio de lujo Jardim do Sol, enCavalhada, un barrio al sur de Porto Alegre. Al festejo asistieron 150 adolescentes  de  los colegios más pudientes de la ciudad. Leonardo S. Jacovas y Matheus Dornelles –hijo de Marcelo Lemus Dornelles, sub procurador general para Asuntos Administrativos del Ministerio Público– se encargaron de organizar la velada.

A las seis de la mañana del domingo 28 de abril, ya culminada la fiesta, Júlia Assis Brasil, amiga de Fösch, se convirtió en la última persona en ver al joven antes de que fuera encontrado en el patio inferior de la casa contigua de los Jacovas. En su testimonio, la muchacha explicó que después de charlar un poco con él no supo qué dirección tomó su amigo fuera de la mansión. Mientras Rodrigues indicó que no lo ubicó en ese horario y que tal vez la víctima se fue a la huerta, ya que algunos jóvenes orinaban en ese sector. 

Ese día, alrededor de las once de la mañana, un charco de sangre rodeaba el cuerpo de Fösch. El joven estaba tendido –casi moribundo– en el patio de Jussara Ana Meyer Becker. La dueña de la propiedad lo halló aún con vida. Primero llamó a la seguridad del condominio y luego a la ambulancia. Mientras esperaba, tomó 24 fotografías y filmó un vídeo del joven.

 

Contradicciones en las pericias

El informe médico dio a conocer que Fösch sufrió una lesión en la cabeza y un hematoma en la nuca provocados por un objeto contundente. Sus dedos y la mano derecha mostraban rasguños y golpes, mientras que el torso presentaba un corte en la parte izquierda del tórax.

Según la investigación del perito Celso Menezes Danckwardt, contratado por la familia de Fösch, los resultados de los exámenes de la víctima indicaron que el joven luchó por su vida. Sin embargo, ninguna de estas evidencias fueron tomadas en cuenta por la Policía, que argumentó que las fotos tomadas por Mayer Becker estaban en baja resolución.

Durante un año y medio pasaron por la investigación del caso tres delegados de Policía, se tomaron testimonios de los organizadores de la fiesta, asistentes, guardias de seguridad, familiares y amigos de la víctima.

En este contexto, uno de los abogados de la familia Fösch, Lesliey Gonsales Gressler explicó que el testimonio de Taisson (custodio de la fiesta) era controvertido porque declaró que él no recuerda haber visto a un muchacho negro en la fiesta. Este guardia se localizaba en la parte posterior de la casa de los Jacovas lugar desde donde la Policía dijo que cayó el cuerpo de Fösch hacia el patio vecino.

A esto se suma el hecho de que el nombre del joven consta en la lista final de invitados a la cual solo tenían acceso los guardias de seguridad, por lo cual sería imposible que no lo hayan visto llegar o entrar a la celebración.

La fiesta contó con el resguardo de tres guardias privados: Jeverson Rodrigues da Silva, Everson Cleino Ferreira Chagas y Luciano Rodrigues Souza, más conocido como ‘Taisson’. Los custodios trabajaban como choferes en el Ministerio Público de Rio Grande do Sul. En la noche de la celebración, Rodrigues da Silva cubrió la entrada de la casa de los Jacovas, Ferreira Chagas se encargó del interior y Taisson vigiló la huerta ubicada en la parte trasera de la propiedad.

Además de los custodios de la fiesta, otras personas claves en la investigación son los vigilantes del condominio. Seis meses antes de ser promovida a Procuradora de Justicia del Ministerio Público, la jueza Carvalho Soler, encargada del caso, dejó un expediente de sus pesquisas donde se destaca un párrafo importante: “Isaías fue el cuidador asignado para ir en ese horario a revisar la zona de la residencia de los Jacovas. ¿Es posible que Isaías haya encontrado a Fösch, el único joven negro de la fiesta? Incluso creo que pudieron haber cruzado alguna palabra y que tal vez ambos entraron en una discusión. Considero a Isaías sospechoso”, anotó.

La nueva promotora del Ministerio Público en el caso, Sônia Elena Mensch, informó a medios locales que ya escuchó a todos los guardias del condominio Jardim do Sol y por estos días avisó que irá a tomar nuevos testimonios de más jóvenes que se encontraban en la fiesta. “Estoy esperando los exámenes de su cuerpo. Uno de los médicos legistas más competentes del Estado me está ayudando. Es fundamental verificar los laudos, las lesiones y las fracturas que él presentaba en el cráneo para esclarecer sus orígenes”, explicó Mensch.

En un video publicado el 3 de mayo de 2013 en YouTube, familiares y amigos del joven –que por entonces aún estaba en coma– divulgaban su apoyo y le pedían que despiertara.

 

–Tú, hijo, sabes que eres el aire que yo respiro, el amor de mi vida, la fuerza que me mantiene de pie. Quiero decirte que te voy a llevar a casa y juntos saldremos adelante, le decía la madre. Lo vieron más de 4.000 personas, pero Fösch no volvió.


Nota: (En Brasil los ciudadanos llevan el primer apellido de la madre y también muchas veces las esposas optan por cambiarse al apellido de sus maridos. Estimado lector en este reportajPor eso no es de extrañar si los apellidos de hijos no coincidan con los de sus padres y  de otros que sí encajen con el apellido paterno).

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×