Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

El tema Colonialidad

Proyecto Mesoamérica: el mensaje de Obama a los gobiernos latinoamericanos

viernes 06 de enero de 2012 Los eventos tiene varias lecturas. Y más los que comportan movimientos geoestratégicos. Tres días después del nacimiento de la CELAC, se celebró en México a reunión del Mecanismo de Tuxtla. Si se analiza el relanzamiento del Plan Mesoamérica y de la Iniciativa de Mérida se descubre un mensaje claro de Washington a los gobiernos latinoamericanos. Adivina cuál.

Por Emma Volonté

El 5 de diciembre de 2011 en Mérida se concluyó la 13° cumbre del Mecanismo de Concertación de Tuxtla, que ha visto la participación de los representantes de México, Colombia y de los países centroamericanos. El objetivo principal de la cumbre fue discutir el estado del avance de los proyectos nacidos en el marco del Proyecto Mesoamérica, nueva versión del Plan Puebla Panamá (PPP).

El PPP preveía la creación de una red infraestructural para conectar todo Mesoamérica: de Puebla hasta Panamá. La idea era de facilitar las inversiones de parte de las trasnacionales, a través de incentivos a la creación de maquiladoras y de empresas de extracción. Para que el diseño neoliberal tomara plenamente forma, fue planeada la abertura de un gran número de hidroeléctricas capaces de suministrarles energía, y de vías de comunicación que facilitaran el tráfico de las mercancías en la región. 

Pronto los pueblos centroamericanos han desenmascarado los verdaderos objetivos del plan, escondidos por las promesas de desarrollo de los gobiernos: crear las condiciones para despojarlos de las riquezas naturales de su tierra, sacarlos de las comunidades para luego contratarlos como obreros en las maquiladoras, mal pagados y privados de sus derechos. La resistencia ha sido fuerte y el PPP desapareció del discurso oficial.

Los gobiernos siguieron implementando algunos proyectos hasta cuando el PPP fue nuevamente propuesto bajo el nuevo nombre de Proyecto Mesoamérica (PM). Éste presenta el 95% de proyectos menos, pero se ha ampliado geográficamente incluyendo también a República Dominicana y Colombia. 

El documento salido de la 13° cumbre del Mecanismo de Concertación de Tuxtla está enfocado sobre todo en los problemas de seguridad de la región, y avanza la ingenua solicitud a los Estados Unidos y a los demás países productores y vendedores de armas de crear instrumentos eficaces para regular sus venta, y medidas capaces de reducir sensiblemente la demanda de estupefacientes. Además, el documento reitera el empeño de los gobiernos firmantes en la lucha al crimen organizado. De hecho, el PM no es un acuerdo de naturaleza únicamente económica, sino trata abiertamente el tema de la seguridad regional y de la lucha al narcotráfico.

 

Seguridad y militarización

Un texto muy útil para entender las reales implicaciones del PM es el boletín de CIEPAC “Integración para el despojo: el Proyecto Mesoamérica o la nueva escalada de apropiación del territorio”, donde Mariela Zunino no sólo detalla los proyectos contemplados por el PM, sino ofrece una perspectiva que mira mucho más allá de las declaraciones oficiales. Zunino nota: “Con este nuevo ingrediente en materia de seguridad, el PM se vuelve más claramente un plan geoestratégico diseñado por los EEUU para que todos los países - de México a Colombia - se adecuen a sus intereses de seguridad nacional. […]Según el Seminario Permanente de Estudios Chicanos y de Fronteras, la estrategia de salida a la profunda crisis económica implica el impulso de su complejo industrial-militar, por medio de dos vertientes. Por un lado, la parte coercitiva de la estrategia, que comprende la instalación de nuevas bases militares en países como Colombia, Perú y Panamá, el apoyo al golpe de estado en Honduras o la reactivación, después de medio siglo, de la Cuarta Flota. Por el otro, la parte consensuada, a partir de la firma de Tratados de Libre Comercio”.

La primera vertiente, subraya Zunino, es expresada también en el documento firmado a Guanacaste, que incluye diez puntos sobre la lucha a la criminalidad organizada y expresa la necesidad de “acoger con satisfacción la Iniciativa Mérida, como un importante instrumento de cooperación internacional en el combate a la delincuencia organizada transnacional, en particular al narcotráfico”.

La Iniciativa Mérida (o Plan México) prevé inversiones estadounidenses a favor de la seguridad -es decir, de la militarización- de México y de los países centroamericanos en vista de la lucha al narcotráfico, que se concretan en el envío de equipos y en el entrenamiento de éstos por parte de los militares norteamericanos. Un programa totalmente parecido, llamado Plan Colombia, está siendo impulsado en el país andino desde 2000. El objetivo no declarado de ambos programas es hacer espacio a las grandes empresas a través del "reordenamiento territorial", que consiste en desalojar indígenas y campesinos de las comunidades que se encuentran en zonas consideradas estratégicas, para dejar el campo libre a las inversiones de las transnacionales.

 

La influencia de EEUU

En una entrevista concedida a Fernando Arellano Ortiz, Stella Calloni (periodista argentina) afirma: “En esta ocupación geopolítica con el Plan Colombia, que es un plan de recolonización del continente, se ha pasado al Plan Mérida de México. Este plan es un copia del Plan Colombia y de hecho en seis años México ha caído en una violencia atroz. En ese lapso tenemos el mismo número de muertos que en Colombia y a eso hay que añadirle la destrucción del campo mexicano y de la cultura profunda de los pueblos con el Tratado de Libre Comercio (TLC) que tiene con Estados Unidos y Canadá”.

Sin embargo, durante la cumbre de Mérida, el presidente mexicano Calderón ha declarado que “el TLC de América del Norte es un gran activo para el país”, y ha firmado un nuevo tratado con los gobiernos centroamericanos, creando un área de libre comercio en la región. 

Los EEUU han firmado TLCs, además de con Centroamérica y República Dominicana, con Chile, Perú y, recientemente, con Colombia. El 6 de diciembre ha sido anunciada la firma de un acuerdo entre Estados Unidos, Panamá y Colombia para la creación de una nueva academia militar en Panamá. Según Andrés Mora Rodríguez, de AUNA-Costa Rica, no es una casualidad si el anuncio de la nueva academia y la firma del TLC mesoamericano hayan sido dados pocos días después del cierre de la cumbre de la CELAC, donde los representantes latinoamericanos han hecho un paso fundamental hacia la integración regional y sus independencia de los intereses de Washington. Los EEUU están mandando un claro mensaje a los gobiernos de América Latina: no vamos a renunciar a nuestra influencia en el continente.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×