Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

Casi listos

Como antes, como ahora

jueves 11 de agosto de 2011 ¿Cómo se prepara un viaje de 100 días sin un camino predefinido, sin hoteles reservados ni billete de vuelta certero? A pocos días de la salida, armo la mochila como antes, pero con las cosas de ahora.

Por Paco Gómez Nadal

Faltan solo cuatro días para pisar tierra en Cayena, la capital de la actual Guayana Francesa, el territorio de ultramar que supone la única colonia de París en la Suramérica continental. La mochila aún no está preparada, aunque la mirada sí. 

Antes de ponerme en ella he pasado por estados que ya conozco. Me ha pasado antes de otras rutas, de otros de los inciertos viajes que he emprendido en los ultimos años. En otras ocasiones era la incetidumbre ante el riesgo (cubriendo conflictos armados o buscando una comunidad perdida entre las fronteras de los mapas irreales de la política real). Ahora tuve el bache previo hace unos 10 días, con todas las dudas razonables sobre el por qué me embarco en la I Ruta Otramérica. Ya pasó, pasó tanto que lo que quiero es empezar, mirar, hablar, contarles para que viajen conmigo.

Viajo como antes, ligero de equipaje y sin agencia que planifique por uno; pero llevo lo de ahora. Me preocupa especialmente el equipo para poder narrar: las tarjetas de memoria adicionales para las cámaras de fotos y de video, el GPS a prueba de ríos para poder georreferenciar la ruta, los mapas para perderme a posta donde nadie me ha llamado... También hay que llevar lo imprescindible para pasar las fronteras terrestres: paciencia en toneladas, fotos de carnet, credenciales y algunas de las fotocopias inverosímiles que te pueden pedir en medio de la nada.

He decido llevar todo en pequeño formato. Mi costumbre en el terreno es llamar la atención lo menos posible (aunque la pinta de gringo no me ayuda). Suelo sentarme al atardecer en un bar locar o en la parada improvisada para la ruta de transporte de una vereda y allí charlar sin libreta ni cámaras que asusten. Después llegará el momento de anotar, de pedir una entrevista grabada, de seleccionar los instantes... Pero hay que vivirla para contarla. 

Hoy también nos hemos enlazado con Público.es y eso alegra pero mete más presión. Mucha gente mirando y ojalá que esos ojos puedan acompañarme y penetrar realidades que los medios convencionales no suelen contar, agobiados por los -mucho más llamativos- incendios londinenses o matanzas noruegas. Este blog será el del cóctel de lo cotidiano con lo estructural, la historia en menudo con los megaproyectos que lastran al pasado.

Les iré dando pistas del inicio de la ruta de acá al lunes, pero, mientras, pueden ir empapándose en Otramérica de las realidades que vamos a buscar... Bienvenidas y bienvenidos.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×