Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

Columnas de opinión Fascismo

Debajo del Pacto por México (I)

martes 29 de octubre de 2013 El autor está seguro de que el denominado Pacto por México "es la mas clara prueba de que la vía electoral es un camino cerrado a cualquier tipo de democracia en ese país".

El Pacto por México fue firmado por los tres grandes partidos mexicanos el 2 de diciembre de 2012.

El Pacto por México fue firmado por los tres grandes partidos mexicanos el 2 de diciembre de 2012.

Por Quetzal Contla

Los partidos políticos por fin han declarado oficialmente lo que son, la misma masa indolente que se organiza solo para acabar con toda garantía social e individual en pos de ensanchar enormes arcas privadas, pero también obedeciendo ciegamente y sin distinción de colores o corrientes a estructuras de gran alcance como el Plan Puebla Panamá (después Proyecto Mesoamerica, ahora Fondo de Infraestructura para Mesoamérica y el Caribe), que seguro mañana cambiará de nombre pero no de rumbo; un mega proyecto intervencionista, extraccionista y explotador de esta autodenominada clase política mexicana, termino aberrante tomando en cuenta que política deriva del concepto del interés por lo ciudadano y lo colectivo. 

Estos mega proyectos amenazan cualquier resquicio de la antigua soberanía en todas las regiones, estados y municipios implicados en los países afectados además de México, llámese Belice, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana, estos orquestados desde México y con la aceptación de cada gobierno local significan la expansión total del modelo neoliberal. Un nuevo engrane en la maquinaria que se puso en marcha hace veinte años cuando Salinas de Gortari firmara el Tratado de Libre Comercio de América del Norte TLCAN o NAFTA. Comido y vomitado por los peces grandes, México se ha convertido en un monstruo que se encarga de terminar consigo mismo y con otros al sur.

Así estos pactos no tienen nada de civil, por eso se traducen en turismo colonial, en formas varias como posicionamiento en las rutas de cruceros a nivel mundial, venta de playas a extranjeros y destrucción de zonas de manglares. 

En asistencialismo electorero que prolonga las causas profundas de la pobreza y de la obscena riqueza que se le contrapone bajo un disfraz de campañas meramente publicitarias como la Cruzada Nacional Sin Hambre, un circo de despensas, donaciones, leche y la burla de tratar de implicar empresas como Nestle o Pepsico para apoyar la “cruzada” (sic) esto sin duda los evidencia pero es algo que hace mucho les dejo de importar. 

En la destrucción de la tierra, el agua y el aire mexicanos y todo lo que habita en ellos, en forma de una red de gasoductos (1), minas a cielo abierto (2), miles de kilómetros de carreteras, bancos de agua, hidroeléctricas y complejos eólicos;  todo acorde a una reforma energética tan hueca como la farsa de las plantas chiapanecas de biocombustibles. En privatización y explotación de la actual y futura infraestructura eléctrica y de telecomunicaciones (3). En fomento a las tecnologías cerradas, patentes, copyright y otras formas de encapsular el conocimiento, mientras Nueva Zelanda se une a los países que prohíben la patente de software y se preguntan si es correcto encriptar y permitir la especulación ante procesos en medicamentos, métodos de negocio o ingeniería genética agrícola.

Son los tres partidos grandes, PRI, PAN y PRD los que han firmado la sentencia de muerte del país con este título. El resto de partidos no cabían en la foto y no fueron requeridos, insignificantes al momento de equilibrar haciendo contrapeso, solo sirven para aparentar diversidad de opiniones y propuestas. Hoy esos parásitos se llaman PT, PVEM, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza, lo quisiera ser Morena y antes pasaron por ese penoso pero lucrativo papel el PDM, PARM, PFCRN, PPS y otros esqueletos paraestatales que solo dan constancia de una historia electoral que da nauseas. 

Aquí no hay oposición salvo la del pueblo organizado. Con observar a la pareja presidencial o a su némesis, el líder de la izquierda progresista, basta para entender que cada personaje está ahí solo para representar su papel en este gran teatro del saqueo, es como vivir en Pachito Rex, me voy pero no del todo, “el dictador demócrata”, una película de humor negro experimental que prefiguraba cosas tan horrendas y bizarras como el eterno regreso del Prigobierno.

Mucho han dicho y seguirán repitiendo que el Pacto por México peligra para ocultar que el Pacto es peligroso.

 

(1) http://www.cronicahidalgo.com/2012/12/rechazan-un-proyecto-de-gasoducto-en-el-cardonal/

(2) http://es.wikipedia.org/wiki/Grupo_M%C3%A9xico

(3) http://www.redcasiepac.com/noticias.html

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×