Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

Columnas de opinión SEMÁNTICA POSIBLE

I de investigación

martes 24 de mayo de 2011 ¿Es controlable la necesidad humana de investigar? A Mir Rodríguez no le parece. Sigue descubriendo en Otramérica el particular diccionario de lo posible.

Por Mir Rodríguez

Del latín investigare, a su vez de vestigium, huella (del pie o la pata), rastro. "Echar un ojo a la huella" o "seguir el rastro".

Investigar es lo que hace el perro con el hocico cuando lo acerca a las cosas que le llaman la atención.  La curiosidad se manifiesta en vertebrados e invertebrados, en los que se ha observado la capacidad de detectar las novedades que les presenta el mundo y el impulso de ir a explorar estas cosas nuevas.  Pareciera que las ganas de investigar alguna ventaja ha traído a nosotros los animales, especialmente cuando vivimos en un ambiente que cambia de maneras impredecibles.

Andar metiendo el hocico por ahí no es necesariamente considerado buenos modales.  Así, el sistema educativo acaba destruyendo la curiosidad de buena parte de la población al ocupar el tiempo de los estudiantes con la memorización de datos.  Las religiones ofrecen respuestas y castigan las preguntas: los judíos ortodoxos, cuando una persona se convierte al ateísmo, llaman al proceso hazarah beShe'ela (חזרה בשאלה), lo que significa literalmente “regresar a la pregunta”.  Los gobiernos represivos crean leyes para silenciar a los periodistas que averiguan más de la cuenta.

Pero no hay nada que hacer, la necesidad de investigar ocupa estructuras a través de todo el cerebro, las cuales empiezan a funcionar desde la etapa de feto en los mamíferos.  La aparición de cosas nuevas produce un chorro de dopamina en el núcleo accumbens, unas bolitas de neuronas en el encéfalo.  Este es el mismo sistema, la vía mesolímbica, asociado con el placer de los videojuegos, las drogas, la comida y el sexo.  La búsqueda de la verdad, la curiosidad, la creación de mundos nuevos, la exploración de los límites, son motivaciones fundamentales de la humanidad.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×