Donar

Otramérica es posible gracias a tu aporte solidario

radar COSTA RICA

Entre el desencanto y la resistencia social

lunes 16 de mayo de 2011 Costa Rica, la suiza de Centroamérica, el país tranquilo y silencioso donde no ocurre nada ¿No ocurre nada? ¿Seguro? Parece que no es así y Giselle García nos analiza la crispada situación política del país que monopolizan los Arias pero donde ya hay aristas.

Nueva directia del Congreso con Juan Carlos Mendoza (tercero por la izquierda) al frente.

Nueva directia del Congreso con Juan Carlos Mendoza (tercero por la izquierda) al frente.

El partido gobernante ha perdido el control del Congreso y la oposición ha hecho un pacto anti natura. La institucionalidad democrática de Costa Rica se tambalea y la administración de Chinichilla enfrenta a enemigos internos y externos.

Por Giselle García

Un directorio de oposición dirige desde el pasado 2 de mayo el Congreso costarricense luego de una paralización de unas 24 horas, en donde el partido de gobierno impuso ilegalmente una votación para reelegir al frente de la Cámara al diputado Luis Villanueva; una pugna visible y agria entre los diputados del PLN y los de la oposición dio como resultado una alianza que sumó cinco expresiones políticas, desde el partido de derecha Movimiento Libertario ML, la Unidad Socialcristiana PUSC, pasando por partidos el centrista Partido Acción Ciudadana PAC, y una fuerza de la izquierda, el Frente Amplio. La presidencia del legislativo está así en manos del Partido Acción Ciudadana que dirigirá el Congreso por 12 mesees.

El Partido Liberación Nacional (PLN) está en el gobierno desde hace cinco años, los primeros cuatro años con la presidencia de Óscar Arias Sánchez y lo sucedió Laura Chichilla, primera mujer en acceder a este cargo. La pérdida del directorio del Congreso, Asamblea Legislativa, forma parte de una serie de desaciertos y disputas internas entre un grupo que responde a intereses de los hermanos Arias, Óscar y Rodrigo (éste último anunció su intención de proponerse como candidato a la presidencia precisamente al asumir Laura Chinchilla el gobierno).

Desde el inicio de la gestión de Chinchilla, Rodrigo Arias descalificó y criticó la gestión de la presidenta. Las muestras de prepotencia de los Arias, en el ejercicio de su período y posteriormente, han caracterizado el panorama político costarricense, y si se tuviese que calificar la situación podría decirse que una buena parte de la población vive en desencanto.

Se acabó el festín

Costa Rica, otrora una democracia para muchos políticos centroamericanos ejemplar, con niveles de ingreso altos, tasas de estudio, salud, y bienestar también notables en la región, ha vivido un deterioro de esos índices y una concentración de la riqueza que la ubica en condiciones semejantes al resto de las naciones de esta región.

Una ola de corrupción marca la vida política, un escándalo envolvió a otro partido, la Unidad Socialcristiana (PUSC), que se turnaba en el poder con el PLN y que significó hace algunos años la renuncia de Miguel Ángel Rodríguez como Secretaría General de la OEA, para enfrentar a su llegada al país un juicio, por resolverse precisamente en estos días. Junto a este expresidente, otro compañero de partido y también expresidente de la República, Rafael Ángel Calderón Fournier fue juzgado y hallado culpable. La disminución de la pena a éste último en la Sala Tercera ha merecido comentarios en las redes sociales por la complacencia de la magistratura y el trato benevolente hacia el expresidente.

La democracia maltratada que vive la pequeña Costa Rica se compara con el maltrato que reciben las mujeres, los datos de violencia contra ellas, así como la muerte de una cifra notable de mujeres en manos de sus parejas, asombra a quienes ven en ello los signos de deterioro social de un país que es vendido al turismo internacional como un paraíso verde de paz.

La resistencia

Los llamados partidos tradicionales se muestran a los ojos de los costarricense con prepotencia. El Partido Liberación Nacional (PLN), en el ejercicio del gobierno, ha entregado el patrimonio nacional, privatizando energía, seguros, dado en concesiones obras de Estado que se convierten en fracasos. El otro partido, el PUSC, es enjuiciado por acciones corruptas en los tribunales. Esos hechos marcan la vida política y de igual forma crean el germen de una resistencia social a este destrozo. El antecendente más notable de esta resistencia fue una larga lucha de estira y encoge donde organizaciones sociales, estudiantiles y universidades objetaron un acuerdo comercial con Estados Unidos que hace casi cuatro años se resolvió por un estrecho margen en un referéndum.

La gesta nacional contra el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos movió el angosto territorio costarricense que vive un deterioro de la institucionalidad democrática.

El desgaste llega

El desgaste político del Partido de gobierno PLN vivió un momento trágico el pasado 1 de mayo, cuando mostró graves fisuras en su dirección. Fue el propio PLN el que creó las condiciones para que la oposición tomara el directorio legislativo.

Habían negociado con diputados de oposición en la elección del Directorio Legislativo el pasado año creándose lo que popularmente se llamo el partido LILI, Liberación y Libertarios. Pero en esta oportunidad no mostraron capacidad de negociación y los grupos y partidos políticos de la oposición que les habían apoyado el año pasado los abandonaron.

Esto les llevó a protagonizar una bochornosa acción cuando los grupos opositores abandonan el recinto parlamentario y el reglamento imposibilitaba la sesión del Congreso, el PLN pasando por encima de la legalidad, avanza en la sesión y elige un presidente legislativo con 26 votos.

Para ejecutar esta acción, el PLN anunció que el voto debía ser secreto, confiando en las habituales maniobras diseñadas anticipadamente para conseguir votos a cambio de concesiones y favores.

Sin embargo, la sorprendida fue que la fracción liberacionista, que fracasó y dejó en evidencia que no tenía un plan alternativo. La situación se salió de control y Luis Gerardo Villanueva se proclamó presidente con una minoría a la mañana, pero la fracción del PLN se presentó al plenario y, en lugar de postular una papeleta para el directorio, concedió la victoria a la alianza opositora.

Argumentaron que no podían postularse porque de ser así ellos darían validez al sistema de votación defendido por los partidos que se negaron a una votación secreta. En ese momento, fue evidente que la verdadera razón para no postularse fue evitar una derrota.

Se podría dudar sobre la legitimidad del directorio elegido, sin embargo esa no pudo ser su jugada porque si la designación del nuevo directorio fuese espuria y se rehusaran a participar, no habría cómo seguir adelante. Eso no le convenía al Gobierno y a la institucionalidad.

Una unión de cinco partidos ganó el directorio legislativo y desplazó al Partido Liberación Nacional (PLN).

Juan Carlos Mendoza del Partido Acción Ciudadana, llegó a la presidencia con 31 votos a favor, 23 votos en blanco y un voto nulo (del diputado Justo Orozco).

Fue electa como vicepresidenta la diputada del Movimiento Libertario, Patricia Pérez, y el diputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) José Roberto Rodríguez, como primer secretario.

Martín Monestel, del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), fue designado como segundo secretario; Gloria Bejarano, del PUSC y esposa de Rafael Ángel Calderón Fournier, fue nombrada como primera prosecretaria; y José Joaquín Porras, del PASE, como segundo prosecretario

Mendoza ha remarcado que esta alianza “definitivamente” no es una alianza ideológica entre estos partidos políticos, sino un “ponerse de acuerdo sobre las reglas de la democracia y el debate parlamentario”. Apeló más bien a la necesidad de que se debata en la Asamblea Legislativa los puntos en que sí pueden ponerse de acuerdo, y respetando las diferencias.

Los ejes de esta alianza, según explicó Mendoza, serían agua, energías renovables, ambiente, seguridad y soberanía alimentaria, reactivación económica y política social, haciendo un análisis de los proyectos existentes y de los que de deban incluir.

Juan Carlos Mendoza, tiene 35 años y es el presidente legislativo más joven de Costa Rica desde la fundación de la Segunda República (1949) y el de menor edad actualmente en todo el hemisferio occidental.

¿Cambio en la política?

Algo ha comenzado a cambiar en este paisito al acceder a la Asamblea Legislativa un joven del Partido Acción Ciudadana. No es tan seguro. Se trata de una alianza dudosa, que da aire a partidos desprestigiados como el Unidad Socialcristiana (con dos expresidentes indagados y enjuiciados) o el Libertario, que viene saliendo de una alianza en el Partido Liberación Nacional y con algunos escándalos a sus espaldas. Lo que si es cierto es que la administración de Laura Chinchilla no será fácil.

La presidenta Laura Chinchilla presentó la semana pasada, ante los diputados el informe sobre su primer año de gobierno, que no pudo leer el domingo 1 de mayo, debido a la crisis que paralizó el Congreso. Chinchilla mencionó logros en seguridad y bienestar social, aunque éstos fueron cuestionados por la oposición debido al alto índice de inseguridad ciudadana y el alto costo de la vida.

Los indicadores económicos sobre equidad social contenidos en el Informe sobre el Estado de la Nación muestran ese creciente deterioro de la sociedad costarricense. Guido Barrientos, en una presentación pública, dijo que “nos encontramos en el nivel más alto de desigualdad en la historia del país”.

Las clases sociales más perjudicadas, entre ellas los obreros agrícolas y los trabajadores industriales, han visto afectados de manera negativa sus ingresos que no han variado con el paso de los años mientras ellos pierden poder adquisitivo mientras la clase alta ha acrecentado sus ingresos hasta en un 100%. “Un estilo de desarrollo que beneficia a unos (pocos), y perjudica a otros (la mayoría)”, explicó Guido Barrientos.

Ir arriba

¿Qué puedes hacer en Otramérica?

×