Temas

Los desplazados de Colombia en Otramérica

Martes 24 de mayo de 2011 - Otramerica quiere ayudar a entender el drama de los 5,2 millones de desplazados que arroja, como funesto balance (siempre parcial), el conflicto armado que asola Colombia desde la década de los 60. La serie que hoy iniciamos trata de poner voz a quienes la violencia ha arrancado de sus hogares.

Por Redacción Otramérica

El conflicto armado desangra Colombia desde la década de los 60. Una confrontación armada interna en la que confluyen una gama diversa de actores y motivaciones que hace difícil y compleja su solución. En medio, millones de actores sin texto, sin nombre en los créditos finales de esta película cruel. Son los desplazados. Tres millones en los últimos 20 años, según el Gobierno, cinco, según las organizaciones de la sociedad civil. Familias completas a las que la violencia echa de sus hogares y sus tierras, invisibles, muchas veces, para el resto de la sociedad colombiana que se los encuentra en semáforos, en barriadas periféricas, en las remotas páginas de un diario.

El escaso presupuesto para la atención a las víctimas, el lucrativo negocio que representa la ilegalidad y los poderosos intereses sobre la tierra hacen muy difícil que el desplazamiento forzado se detenga en el país, donde el problema toca sobre todo a sectores vulnerables de la sociedad, a familias campesinas o de pequeñas poblaciones.

Un informe de la reputada Ong Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes) asegura que entre 1985 y 2010, alrededor de 5,2 millones de personas fueron desarraigadas de las zonas rurales, algo más de un cuarto de millón solo en 2010.

Una cifra que colocan a Colombia como el país del mundo con mas desplazados por la violencia, seguido de Sudán, Iraq y Afganistán. Unas cifras que vienen a confirmar, además, que Colombia sigue encabezando la nomina de países con mayor cantidad de personas obligadas a dejar sus hogares y refugiadas por la violencia política, como ya había indicado en 2009 la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El documento, concluido en el periodo de transición entre los Gobiernos de Álvaro Uribe (2002-2010) y Juan Manuel Santos, pone de manifiesto que esta guerra obligó a abandonar tierra y vida al 11,4% de la población colombiana, en los últimos 25 años. Obligados a huir, su vida, su integridad física o su libertad fueron vulneradas o amenazadas. Sólo en los dos mandatos de cuatro años de Uribe se registró la mitad de todos los desplazamientos forzosos contabilizados. El informe, de 140 páginas (¿Consolidación de qué? Informe sobre desplazamiento, conflicto armado y derechos humanos en Colombia en 2010), hace un análisis de la política desarrollada por el ex presidente Álvaro Uribe en esta materia y cuestiona su efectividad. Jorge Rojas, director de Codhes, señaló que el informe interpela la política llevada adelante por Uribe y su Plan Nacional de Consolidación, porque “en sus primeros tres años de ejecución hay muchas dudas sobre su efectividad”.

El Plan Nacional de Consolidación Territorial fue implementado por Uribe en 2007 y abarcó 86 de los 1.141 municipios en que se divide este país. El análisis de las estadísticas en estas regiones efectuadas por Codhes indica que, precisamente, el 32,7 por ciento de los desplazados forzosos provienen de municipios incluidos en esa política de lucha contra las guerrillas. En 21 de esos 86 municipios se desarrollan proyectos de exploración, explotación o exportación minera y en otros 14 hay siembra intensiva de palma aceitera y sustitución de cultivos agrícolas por los destinados a producir biocombustibles. Todos proyectos relacionados con el despojo violento de tierras, según la Codhes, que destaca, asimismo, que las mayores expulsiones de ciudadanos se produjeron, en 2010, en 44 de los municipios incluidos en el Plan, con seis episodios que afectaron a 2.684 personas y donde se perpetraron 19 masacres en las que murieron 92 personas. También da cuenta que en esa zona se verificaron 176 asesinatos selectivos.

Otramérica trata de acercarse a la dura realidad de los desplazados desde sus voces y desde la de aquellos que trabajan de cerca con ellos. Para ello publicará una serie de cuatro reportajes elaborados por las periodistas Ana María Martínez y Ruth Tatiana Navarro, estudiantes de sexto semestre de Comunicación Social en la Universidad EAFIT, de Medellín (Colombia). En 2009, en compañía de otras compañeras, recibieron el premio a mejor nota de televisión en el concurso Periodistas en la Carrera.

Ana María Martínez y Ruth Tatiana Navarro cuentan la dureza, el miedo y la violencia de los desplazamientos desde la narración en primera persona de Jairo, de la región de Urabá, y Rosa, del departamento del Cauca, expulsados de sus hogares por la guerrilla y los paramilitares; y María Cristina Henao, psicóloga que trabaja en el apoyo a la coordinación psicosocial del Programa de Atención a Víctimas de la Asesoría de Paz de la Gobernación de Antioquia, dará el punto de vista institucional. La serie la cierran las experiencias de quienes una vez desplazados tratan de iniciar una nueva vida y tienen que iniciar la lucha contra la pared de la burocracia, las ayudas escasas y siempre tarde, y, muchas veces, la indiferencia. Lizardo Tuerquia y Rosmira Bran así lo atestiguan.

Ana María Martínez y Ruth Tatiana Navarro, periodistas de Medellín, firman los cuatro reportajes con los que nos acercamos, en primera persona, a una parte del coflicto armado colombiano, la de sus víctimas. Cada martes, una nueva entrega en Otramérica.

Enlaces en este artículo

En relación